Archivos en la Categoría: La sombra dorada – Luis M. Núñez

Por Patricia Fonseca

Compartiendo por motivo del último concurso “La sombra dorada”.
 
Tentación 
Tus ojos que me iluminan
como estrellas del cielo
tus ojos me alucinan
rompiendo mi corazón de hielo.
Boca sedosa color rosa
eres mi frenesí
siendo una mujer amorosa
que alegras mi vivir.
Tus cabellos de olas que riza
sea primavera, sea otoño
de color dorado matiza
los caminos de olivos retoños.
Besándote mi placer aumenta
no descuido mis pretensiones
siendo tu cuerpo un poema
no esquivo de tus tentaciones.
Lluvia dorada cae sobre mí
es un sueño que no termina
la sombra del pasado resucita
en un viaje que acuita.
 
Anuncios

Intento de relato … 

Compartiendo la creación de nuestra colega Gloria por motivo del último concurso “La sombra dorada”.

desdemialma

Para ti amigo Carlos , no tengo correo , he aquí mi intento humilde de relato .. sobre la sombra dorada .. con mucho carińo , para quien siempre me llena de generosidad con sus pslsbras ..

quiero que sepas que esto lo viví de nińa y eso me motivo a escribirlo así .. ósea historia real besos .. pequeńo homenaje para un gran escritor ..

En medio de la noche bajo una tremenda lluvia de invierno ..en aquel departamento lleno de recuerdos y de una soledad implacable , donde las sombras tomaban vida , yo sentada frente a la ventana , sin luz , aterrada , el miedo carcomía mis sentidos , solo escuchaba risas de una fiesta vecina , solo quería ver hacia abajo para sentirme en compańia..

por qué si volteaba hacia la puerta las sombras cobraban vida ;grandes , pequeńas , con afilados dientes , con…

Ver la entrada original 269 palabras más

¡Ganador del Concurso La sombra dorada!

Con un total de 16 votos tenemos a la ganadora del ejemplar:

La sombra dorada de Luis M. Núñez:

Agathatelocuenta

Y en segunda posición con 14 votos Aureliano Rocamora: Final de Concurso – La sombra dorada – Participante 6.

Felicidades a la ganadora y gracias a todos por el apoyo.

Aquí el relato ganador:

No sé cuantas horas pasé en aquel bar, apurando la copa de coñac que el camarero rellenó gentilmente tantas veces… No sé cuando decidí que era hora de alejarme de aquel sitio y volver a mi gran y vacía casa ahora que él se había ido…

Algunos hombres me observan en mi precaria situación de buscar el móvil para llamar un taxi y deciden ofrecerse a llevarme a casa, seguro que nada tiene que ver que piensen que lloro porque un hombre se fue de mi casa y que estoy perjudicada por el alcohol…

Declino las invitaciones con un movimiento de cabeza y me monto en el taxi; Tras un largo camino en el que me quedo petrificada mirando por la ventanilla llego a casa. Al bajar me derrumbo sobre la acera y no entiendo como he aguantado tanto tiempo en pie, sin él.

Veo una sombra saliendo de casa y le reconozco, ha vuelto, eso es lo que pienso. Al acercarse a mí sé que está distinto y aunque lloro en su hombro no se siente cálido como lo había sido antes.

Al entrar a casa, enciende la chimenea y me sube envuelta en una manta de terciopelo a nuestra cama, esa en la que hicimos el amor tantas veces y ahora llevaba una semana sin usar ni para dormir.

Noto sus manos oscuras, borrosas por mis lágrimas, recorrer los costados de mi cuerpo y ayudarme a desvestirme; Me limpia la cara y me susurra palabras tranquilizadoras de amor, esas que anhelaba tanto oír.

Nos dormimos en la posición de siempre, apoyando mi cabeza en su pecho, y si bien debiera haber sentido los latidos de su corazón, no lo hice…

Cuando el alba acecha por salir  y una luz dorada entra por la ventana de nuestra habitación mi acompañante sombra se levanta y me mira con algo parecido al vacío en su mirada pero sigue siendo tan profunda…Intento cogerlo desesperada porque sé que se va a volver a ir pero no puedo, traspaso la sombra cuando intento alcanzarla.

Me derrumbo de nuevo e inesperadamente la sombra me levanta en volandas y me devuelve a mi lugar en la cama, le oigo susurrar y lo entiendo, me despido silenciosamente  y le dejo ir porque aunque jamás se irá para mí, de la muerte no se vuelve…

Final de Concurso – La sombra dorada – Participante 6

La verdad siempre aparece como una aurora pálida tras los terrores de la noche. Todos dormían en la gran mansión. El viejo capitán permanecía despierto, en vela, intentando escribir algunos versos recordando la época dorada de su juventud. Esa noche todo parecía igual que las anteriores… pero algo se movía en la oscuridad y la penumbra de la muerte intentaba cubrir con su  manto  aquellos pecados sin expiar que todo hombre convierte en sus demoni
os.El viejo, consciente de las tinieblas que lo acechaban, repetía una y otra vez, como entre sueños, una frase de Wallenstein que recitaba con sorna a los moribundos  tras los innumerables fusilamientos que había dirigido,  justo antes de darles el tiro de gracia.  Fuera brillaban las estrellas en una noche sin luna  y las sombras, que eran todas y una, parecían escucharlo acercándose más y más hasta casi susurrar en su mente recuerdos de un pasado nunca olvidado.
El viejo, aturdido, comenzó a sentir un terror que creía haber olvidado y la estancia en la que se encontraba se tornó fría e inhóspita sin explicación aparente a pesar de que la chimenea ardía aún con fuerza.
El capitán sabía que había alguien más en aquel lugar y siendo presa de una calma inquietante, dijo con gran frialdad:
-Llevo mucho tiempo esperándote…, Has venido a llevarme?.
La sombra, que hasta aquel momento se movía por la estancia entre tumultuosos espasmos pareció escuchar la débil voz del anciano,  detuvo su vorágine de oscuridad y tras un prolongado silencio respondió susurrando con gélido aliento:
-…  Si.
A la mañana siguiente, el cadáver del capitán fue encontrado sentado y con los ojos muy abiertos mirando al vacío, su expresión era de una profunda angustia. En su mano derecha sostenía una pluma, sobre su escritorio un papel  con una misteriosa frase que se repetía  sin cesar y cuya caligrafía era desconocida como si muchas manos diferentes la hubieran plasmado con rabia:
“y llegará la noche y brillarán  nuestras estrellas”

El texto ganador será el que tenga mayor cantidad de “me gusta”. Las personas que no estén alojadas en la plataforma WordPress podrán votar en los comentarios (el mensaje debe ser claro, con nombre y correo electrónico).

Resultados – Concurso La sombra dorada

Recuerden que la participación es anónima, eso quiere decir que tampoco está permitido decirle a familia o amigos que voten por su relato. Además soy la CSI de internet.

Final de Concurso – La sombra dorada – Participante 2

No sé cuantas horas pasé en aquel bar, apurando la copa de coñac que el camarero rellenó gentilmente tantas veces… No sé cuando decidí que era hora de alejarme de aquel sitio y volver a mi gran y vacía casa ahora que él se había ido…

Algunos hombres me observan en mi precaria situación de buscar el móvil para llamar un taxi y deciden ofrecerse a llevarme a casa, seguro que nada tiene que ver que piensen que lloro porque un hombre se fue de mi casa y que estoy perjudicada por el alcohol…

Declino las invitaciones con un movimiento de cabeza y me monto en el taxi; Tras un largo camino en el que me quedo petrificada mirando por la ventanilla llego a casa. Al bajar me derrumbo sobre la acera y no entiendo como he aguantado tanto tiempo en pie, sin él.

Veo una sombra saliendo de casa y le reconozco, ha vuelto, eso es lo que pienso. Al acercarse a mí sé que está distinto y aunque lloro en su hombro no se siente cálido como lo había sido antes.

Al entrar a casa, enciende la chimenea y me sube envuelta en una manta de terciopelo a nuestra cama, esa en la que hicimos el amor tantas veces y ahora llevaba una semana sin usar ni para dormir.

Noto sus manos oscuras, borrosas por mis lágrimas, recorrer los costados de mi cuerpo y ayudarme a desvestirme; Me limpia la cara y me susurra palabras tranquilizadoras de amor, esas que anhelaba tanto oír.

Nos dormimos en la posición de siempre, apoyando mi cabeza en su pecho, y si bien debiera haber sentido los latidos de su corazón, no lo hice…

Cuando el alba acecha por salir  y una luz dorada entra por la ventana de nuestra habitación mi acompañante sombra se levanta y me mira con algo parecido al vacío en su mirada pero sigue siendo tan profunda…Intento cogerlo desesperada porque sé que se va a volver a ir pero no puedo, traspaso la sombra cuando intento alcanzarla.

Me derrumbo de nuevo e inesperadamente la sombra me levanta en volandas y me devuelve a mi lugar en la cama, le oigo susurrar y lo entiendo, me despido silenciosamente  y le dejo ir porque aunque jamás se irá para mí, de la muerte no se vuelve…

El texto ganador será el que tenga mayor cantidad de “me gusta”. Las personas que no estén alojadas en la plataforma WordPress podrán votar en los comentarios (el mensaje debe ser claro, con nombre y correo electrónico).

Resultados – Concurso La sombra dorada

Recuerden que la participación es anónima, eso quiere decir que tampoco está permitido decirle a familia o amigos que voten por su relato. Además soy la CSI de internet.

Resultados – Concurso La sombra dorada

Aquí los resultados del Concurso Enero – La sombra dorada:

¡Hay empate!

Los relatos de los Participantes 2 y 6 se publicarán nuevamente para resolver el empate con una segunda votación, esperando así conocer al ganador el día lunes.

¡Gracias a todos por participar, y en especial a Luis por permitir realizar este concurso!

Importante:

El texto ganador será el que tenga mayor cantidad de “me gusta”. Las personas que no estén alojadas en la plataforma WordPress podrán votar en los comentarios (el mensaje debe ser claro, con nombre y correo electrónico).

Último día para votar – Concurso La sombra dorada

A poco de conocer al ganador del ejemplar: La sombra dorada de Luis M. Núñez, les recuerdo que aún están a tiempo de votar su texto favorito.

Visiten el link de abajo:

La recepción de textos finalizó en el día de ayer con un total de 19 participantes! La votación sigue abierta hasta el viernes 3 de febrero inclusive. Todos aquellos interesados en promover la lect…

Origen: Novedades – Concurso La sombra dorada

« Entradas Anteriores