Archivos en la Categoría: Independiente

Soundtrack original de Independiente

“SAM” es un proyecto que vio la luz por primera vez en el 2016 y que con el correr de los años ha ido mutando según mis necesidades: primero en Retorcida convirtiéndose en uno de los ejes de la trama, y luego en Independiente volviéndose protagonista principal.

Esta canción llegó hoy de manera inesperada para golpearme fuerte en el pecho y obligarme una vez más a alterar el orden del refrán: “le importamos nada a casi todos”, por: “le importamos mucho a pocos”.

Lo que están a punto de escuchar, es el producto de horas de esfuerzo realizadas por el talentoso J. W.: un amigo a quien solo le he pagado con alcohol, como corresponde.

Les pido a los asiduos del blog que si disfrutan de la canción, le den un mimo a su trabajo artístico dejándole un comentario desde aquí o YouTube que de seguro el muy pillo los lee.

Gracias, amigo.

 

¡Independiente ya disponible en Amazon!

Este es uno de esos días en que voy a estar insoportable, así que lo lamento por ti pseudomarido.

PORTADA-PARA-PUBLICAR-portada y contraportada

 Versión tapa blanda / Kindle para España / Kindle para el Mundo

Ani, Luna Paniagua, María, Lídia Castro Navàs y BornToBeOscar: gracias por ser cómplices de esta nueva locura y soportar todas mis inseguridades.

Y a todas las personas que vienen a naufragar en esta bitácora: en la puta vida se me hubiese dado por escribir un libro de no ser por ustedes, los extraviados que visitan este blog en busca de reseña de series y películas.

 

 

 

Crónica de una Autopublicación – Etapa 5: Pre-lanzamiento

Al momento me encuentro afinando los últimos detalles de la novela para presentarles un trabajito prolijo y de calidad.

Así que mientras tanto, y para motivarles a leer mi próximo monstruito, les ofrezco un ejemplar digital gratis a todos aquellos que quieran regalarme una reseña en su blog o cuenta de goodreads para darle el primer empujoncito a Independiente.

Independiente, ya que me lo preguntan, es la historia de una joven de 18 años que atraviesa circunstancias que le harán replantearse algunos pilares fundamentales de su vida y arriesgarse a tomar decisiones con las cuales tendrá que lidiar por su cuenta.

Como su nombre, es una historia independiente. No es una precuela de Retorcida, así que no es necesario haberla leído, pero para aquellos que sí lo hicieron, funciona como tal y les gustará encontrarse con personajes que ya conocieron.

A todas aquellas personas que les picó la curiosidad, recibirán el ejemplar digital el día del lanzamiento, que será en algún momento de la semana que viene 😀

Además, no solo se ganarán un lugar en mi cálido corazón de marmota, sino también un sitio permanente en la barra lateral de esta humilde bitácora.

Los valientes, pueden escribirme a pauladegrei@gmail.com o dejar su comentario debajo de este post y más inmediato que rápido, me pondré en contacto.

 

Crónica de una Autopublicación – Etapa 4: Sinopsis

Nunca antes me había sentido tan insegura intentando hacer el resumen de una novela, y es que a grandes rasgos, es de lo que se trata la sinopsis: una radiografía de la obra en cuestión, cuyo objetivo es dejar interesado al lector sin desvelar demasiado de ella y brindar expectativas equilibradas. Simple de decir, difícil de lograr.

Creo que mi mayor obstáculo para desarrollarla, en comparación con Retorcida, es que Independiente es una novela de un género completamente diferente, sobre todo porque indaga en emociones que no me siento del todo cómoda expresando ni siquiera por escrito.

Supuse que después de 48 mil palabras y de haber leído el libro más de una docena de veces, e incluso contar con cierta “experiencia” previa, todo iba a resolverse de manera más sencilla, pero no, estaba equivocada.

Crónica de una Autopublicación – Etapa 3: Portada

Estoy en una de las etapas que causa mayor impacto y que me produce más ansiedad, porque evidentemente será el primer pantallazo que tengan los futuros lectores sobre lo que me costó tanto trabajo y dolores de cabeza completar.

Para combatir el estrés que causa la omnisciencia que demanda la autopublicación, que por cierto parece muy simple una vez que miramos al pasado pero que sin embargo en el momento nos resulta asfixiante, tener un amansa-locos se vuelve una idea atractiva y necesaria. Créanme, siempre miré con recelo cuando me regalaban estos artefactos del demonio hasta que descubrí su función.

Les presento a mi pelotita de colores y mi querido cubo de rubik: los encargados de que mi pseudomarido no me “eche de casa” 😀

20180812_174510

Volviendo al tema: En general, existen opiniones encontradas con respecto a la apreciación del diseño de portada. Hay quienes dicen que un buen libro no se “mide” a través de su caparazón y hay quienes descartan totalmente una lectura porque no les llamó la atención su presentación, y creo que a ambas opiniones les falta evaluar un factor muy particular que es: la persona que lo escribió, ¿es conocida? Sinceramente yo compraría sin prejuicios cualquier libro con la firma de J. K. Rowling…

Por eso, cuando hago la presentación de mis trabajos, si bien distan bastante de lo que me imaginé desde un principio o incluso de un acabado profesional, como mínimo intento que luzcan organizados y cuidados, esperando que eso al menos le dé al indeciso la seguridad de que le puse empeño y cariño al resultado.

Espero traerles mi experiencia con la sinopsis este mismo jueves… si es que logro terminarla para ese entonces (je).

Crónica de una Autopublicación – Etapa 1: Escribir

Crónica de una Autopublicación – Etapa 2: Búsqueda del título y registro

 

 

 

Crónica de una Autopublicación – Etapa 3: Corrección y Lectores beta

Tras poner el título en la primera página del manuscrito, registrarlo en la oficina de derechos de autor y haberlo leído unas tres veces, lo siguiente fue enviárselo a mis lector@s beta.

A partir de aquí mi monstruito (y desde aquí comienza el “en vivo” de las etapas), pasó a estar en manos de cinco personas en cuya percepción confío plenamente y a quienes mantendré en el anonimato hasta los días previos al lanzamiento del libro.

Estas personas son finalmente, los ángeles que me salvarán de los HORRORES que puede llegar a presentar mi manuscrito y por supuesto, a quienes les tengo un gran cariño, respeto y mucha confianza.

Como curiosidad… cuatro de “mis betas” leyeron el libro en tan solo unas pocas horas… cosa que puede ser el resultado de: que se hayan apresurado para sacárselo de encima porque les pareció infumable, o que se engancharon fácilmente leyendo las 310 páginas que tiene el libro. Yo me inclino por lo segundo 😉

Algunas de sus devoluciones fueron:

Tres horas después:

Me gustó mucho, porque es otra faceta tuya. En comparación a Retorcida, considero que son dos libros diferentes, están escritos muy diferente, aunque se nota que los escribís vos porque tienen tu toque.

Cinco horas después:

Vaya por delante que no soy de romántica… aun así tu historia me ha divertido, por la narrativa entretenida que tienes y porque alguna vueltilla consigues dar.

Al día siguiente:

Me enganchó desde el primer momento, así que casi lo leo ayer del tirón. Me ha parecido muy interesante y lleno de mil emociones que has ido soltando en los distintos personajes. Es uno de los mejores libros que he leído hace tiempo.

A los tres días:

No recuerdo cuándo fue la última vez que leí un libro en dos días (bueno, Retorcida… pero antes me refiero…). Soy una babosa asmática leyendo pero me gustó tanto que me lo comí anteayer y hoy.

Al final no corregí nada porque me colgué a leer y me olvidé, perdón. Igual eso quiere decir que está excelente. Publicalo así.

Espero que les haya picado el bichito de la curiosidad 😀

Más etapas:

Crónica de una Autopublicación – Etapa 1: Escribir

Crónica de una Autopublicación – Etapa 2: Búsqueda del título y registro

Crónica de una Autopublicación – Etapa 2: Búsqueda del título y Registro

He leído muchas técnicas para descubrir el título que debería llevar un libro, pero mi carácter obstinado me impide seguir patrones ajenos. No obstante los leo con todo el respeto que se merecen, aunque a sabiendas de que se me hace imposible aplicarlos.

Todos los libros tienen sus curiosidades. Por ejemplo, recuerdo que el título de mi primera novela surgió a la par de su “idea”, y fue mi pseudomarido a quien, luego de soltarle toda la sarta de disparates que componía el argumento, le dije: “y la llamaré Retorcida“.

En cambio, cuando comencé a escribir este manuscrito, no tenía ni idea de cómo iba a titularse, y si bien como toda neurótica me molestaba ese cabo suelto, decidí que era mejor dejar fluir los caracteres sin presionarme (demasiado) por el título. Y funcionó. Cuando iba por la mitad del libro, el nombre vino a mí como una bocanada de aire mentolado.

Una vez puesto el nombre al manuscrito, y sin siquiera haberle dado una segunda leída por si las moscas, lo registré en la oficina de derechos de autor. Como corresponde.

El resultado fue el siguiente:

20180802_194327

Sí, leyó bien. Mi siguiente obra se llamará: Independiente; me fascinan los nombres cortos y una vez que me hice la idea de él, se me hace imposible cambiarlo.

¡Eso es todo por hoy!

Si alguien llegó tarde y quiere leer el resto de las etapas, sigan los siguientes enlaces:

Más etapas:

Crónica de una Autopublicación – Etapa 1: Escribir

Crónica de una Autopublicación – Etapa 2: Búsqueda del título y registro

 

« Entradas Anteriores