Archivos en la Categoría: Concurso Marzo 2018

Ganador@s del Concurso Marzo 2018

¡Ahora sí!

GANADORA: Luna Paniagua de https://lunapaniagua.wordpress.com/

Tercer_lugar

Pueden acceder al recuento de votos desde aquí.

Vuelvo a decir, aquell@s que quieran que sus blogs/pseudónimos aparezcan en la descripción de los resultados, háganmelo saber.

¡GRACIAS A TOD@S!

Resultados del Concurso Marzo 2018

Este es el primer concurso en la historia del blog que supera la barrera de las 5200 vistas, eso quiere decir que rompimos bastante los cocos entre todos 😀 Así que muchas gracias a todas y todos aquellos que participaron con sus textos,  a quienes apoyaron el concurso compartiendo la iniciativa en sus sitios y a l@s fantástic@s autor@s que se prendieron a la idea.

Pero eso no es todo… también es el primero en tener un empate quíntuple.

GANADORA: Luna Paniagua de https://lunapaniagua.wordpress.com/

  • Segundo lugar: PARTICIPANTE 11 con 29 votos.
  • Tercer lugar: INDEFINIDO* con 28 votos.

VOTACIONES ABIERTAS AQUÍ (hasta el martes 03/04 inclusive):

 

RECUENTO DE VOTOS:

Aquell@s que no sean finalistas por el tercer lugar y quieran que sus blogs/pseudónimos/sitios aparezcan en la descripción de las votaciones, háganmelo saber.

Me alegra comunicarles que la CSI de Internet quedó muy satisfecha 😀

¡Hasta el próximo concurso!

Por una cabeza

Se nos van las últimas horas del concurso más reñido de la historia de este blog.

Si están al pedo, los invito a dejar su voto a través de un me gusta o comentario debajo de su texto favorito.

Abajo les dejo los links a cada uno ellos:

Votaciones abiertas hasta el 31-03

¡Finalizó el primer concurso del año con un total de 13 participantes!

Recuerden que los ganadores serán los tres textos que tengan la mayor cantidad de votos y se darán a conocer el Domingo 01/04 (en caso de empate se procederá a una segunda votación entre los finalistas).

Para votar, solo tienen que dejar su me gusta o comentario debajo de su texto favorito.

Abajo les dejo los links a cada uno ellos:

Bases del concurso aquí

Concurso Marzo 2018 – Participante 13

LA NIÑERA
La puerta enorme de madera oscura y lienzos góticos se abrió sin darme tiempo a tocar, miré el enorme vestíbulo, allí cabía sin problemas mi apartamento, estaba alucinando por lo que veía: enormes cuadros, ventanas con unas cristaleras de colores que al entrar los rayos de sol iluminaban la estancia como un arcoíris, una mesa donde podían sentarse al menos 20 personas cómodamente, en la que encima habían colocado un delicado jarrón de cristal y dos hermosos cisnes también de cristal.
La lámpara me pareció una de las cosas más bellas que había visto, lágrimas de cristal conformaban filigranas que los ventanales hacían que brillará y se llenará de color.
Justo en ese momento vi venir hacía mí un hombre alto, vestido totalmente de negro, su cabello Andrino, ojos azabache, todo en su figura impresionaba. Con una voz ronca se dirigió a mí: -debes de ser la niñera-.
Dije un tímido -sí- venga por aquí, me dirigió hacía unas escaleras inmensas, con unas maravillosas barandillas de madera, que al contemplarlas de cerca me di cuenta de que eran pequeñas figuras retorciéndose, me dio un pequeño escalofrío.
Paró delante de una puerta y la abrió, -pase por favor, esta es su habitación-.
Cuando me vi dentro parpadee varias veces, hermosa, llena de luz y con unos muebles que parecieran salir de unos cuentos de hadas, ¡Me encantó. Una sonrisa enorme cruzó mi cara al mirar al hombre que me había llevado hasta allí.
El muy serio me dijo: me llamo Carlos, si necesitas algo me avisas, en la cena conocerá a la señora.
Cuando por fin me quedé sola me dirigí al balcón y me quedé sin respiración, era bellísimo, con un estanque lleno de flores de loto, con tantas flores que se perdían, los árboles daban sombra a unas tumbonas. Daban ganas de bajar y leer un libro en aquel lugar que inspiraba serenidad.
Recordé no sé por qué las figuras de las barandas y me estremecí, se me vino a la cabeza los extraños cuadros, las figuras terribles que había pintadas, pensaron en la distinta decoración de la casa, como si hubiese sido decorada por dos personas distintas.
De pronto se oyó un grito aterrador, el corazón me dio un vuelco, me asomé al pasillo con cuidado y vi aquella mujer con los ojos rojos, la cara desfigurada y una figura esquelética, me miró y sonrió, aquella sonrisa te dejaba helada, cerré la puerta con cuidado, me apoyé en ella y pensé en irme pitando.
Jamás en mi vida había contemplado algo que me diera tanto terror, intenté tranquilizarme, suspiré hondo dos o tres veces y decidí pegarme una ducha y bajar a cenar.
Un pequeño golpe en la puerta me anunció la cena, bajé la escalera con un poco de temor, al entrar al comedor de nuevo me quedé sorprendida, parecía un salón del siglo XVIII lleno de esplendor, una mujer blanca como la cera vino hacía mi, me beso las dos mejillas y me susurro al oído: que buen color tiene niña… Todo el cuerpo se me puso erizado a pesar de la sonrisa que luego me obsequió.
Nos sentamos a la mesa los tres, el silencio dominó la cena, hasta que un grito gutural sacudió los cimientos de la casa, me estremecí y miré asustada y mis anfitriones, no podía creerlo, ¡Estaban tan tranquilos! Pensé: me voy, pero ya, salgo corriendo de aquí.
Me levanté con brusquedad, lo siento, creo que no me interesa el trabajo, salí del salón y subí las escaleras, abrí la puerta del dormitorio y allí estaba: un bebé de unos dos años, vestida de negro, el pelo del color del trigo y los ojos más rojos que el zafiro, las lágrimas me corrieron, pensé con melancolía en mi casa, tan segura, tan acogedora y supe que no la vería más.
Participá del Concurso Marzo 2018

Concurso Marzo 2018 – Participante 12

Oferta
Es época de rebajas,
salgo a pasear,
la melancolía se respira, se ve
en la mirada de aquellos/as
que tienen algo que vender.

Voy paseando tranquilo,
de paso miro a ver que puedo encontrar
a un precio que se pueda razonar.

Entro en un bar y allí estas tú,
con un café en la mano y un lienzo puesto al revés,
de tal forma que no se puede leer.

Salí de allí después de ti y allí te vi,
sentada en el escalón de una casa,
con el lienzo a tus pies en el que rezaba.

Vendo mi amor por no poderlo mantener.
A ti me acerque y te pregunte ¿Cuánto pides por él?
¿Cuanto me puedes dar? Preguntaste a tu vez.
Te puedo dar aquello que puedas necesitar,
cariño, comprensión, respeto, bienestar, pasión y estabilidad.

Eso es mucho más de lo que nadie estaría dispuesto a dar,
—me dijiste asombrada—
Eso es amor.
—te respondí con sinceridad—
Es intercambiar un amor por otro.

¿Sin pagar nada a cambio?
Como dice la canción.
El amor,
ni se compra,
ni se vende,
se da,
si se tiene.

Oferta tu corazón y yo demandare todo tu amor,
los dos pagaremos el mismo precio.

Subastaste tu amor al mejor postor,
no quise pagar,
por algo que en la vida,
se tiene que ganar.

Participá del Concurso Marzo 2018

« Entradas Anteriores