Archivos en la Categoría: Sagas

Situaciones Incómodas #11

Publicas un libro que se vuelve viral bajo un pseudónimo (ya todos quisiéramos, ¿no?) e intentas mantener el anonimato, pero resulta que una persona cercana a ti sospecha de tu identidad secreta y te pregunta si eres tú.

¿Qué haces?

A) Intentas distraer las especulaciones de esa persona esperando que se olvide de lo que te preguntó saliéndote por la tangente.

B) Depende de quién sea evalúas la posibilidad de confesarle tu identidad.

C) Lo niegas totalmente, le dices que no te gusta la literatura y que ni siquiera puedes escribir bien tu nombre. ¡Cómo se le ocurre!

D) Lo amenazas con que si revela tu identidad confesarás los más oscuros secretos de su vida, mientras pones cara de psicópata y muestras los dientes.

Esto no tiene nada que ver con Retorcida que ni es viral ni sé quién esa pesada de Paula De Grei. Ahora por favor salga de mi patio.

Situaciones Incómodas #10

Outlander

Viajas al pasado dejando en tu presente a tu espos@ a quien amas con todo tu corazón en una realidad a la que no sabes si podrás volver, pero conoces a alguien nuevo que enciende cada centímetro de tu piel.

¿Qué haces?

A) Ignoras todas las señales que se manifiestan en tu cuerpo. Aunque vivas en otra época, sigues casad@.

B) Te tiras una canita al aire, total… ¿quién se va a enterar? Ya descubrirás cómo volver a tu época.

C) Empiezas una nueva vida, te olvidas de tu espos@ y sigues adelante. Al fin de cuentas, no hay mucho que puedas hacer.

D) Te entregas a la hechicería e intentas descubrir la forma de volver a tu casa.

Situación Incómoda basada en la serie Outlander

Situaciones Incómodas #9: El Tramposo

Situaciones Incómodas #1

La boda (de un amigo)

Recibes la noticia de que se casa un amigo, bueno… un amigo lejano, va… un conocido, en fin, recibes un SMS. Dicho formato digital hace alusiones a tal evento entre signos de exclamación junto con dos de las tres preguntas más convencionales.

El problema es que ese amigo dejó de ejercer como tal hace años, 4 o 5, no recuerdo… tal vez 6.

En su última salida juntos conociste a su novia, la cual no te dio ni la hora (explícitamente), cosa que pasaste por alto, total… no se conocen, pero gracias a tu sexto sentido premonitorio, sabes que algo no cuadra.

A) Vas a la boda igual, te bailas y comes todo, total… el paga.

B) Le contestas por SMS que irás, pero sabes que es una mentira, ninguno de los dos tiene intenciones de verse, tu sexto sentido te lo dice.

C) Te conmueves y lo llamas, dejas tu orgullo atrás y le deseas lo mejor; es su momento.

D) Te haces la tonta, no contestas el mensaje y esperas que no te llame. Lo pasado pisado.

Situaciones Incómodas #9

El tramposo

En cualquier competencia puede que nos crucemos con personas que llevan las “reglas” al límite para obtener el resultado deseado: Ganar.

En mi opinión, hay dos clases de “tramposos”: el que “peca por inocente” y el que “peca de vivo”.

Tú eres la persona que organiza la competencia y l@ descubres in fraganti…“pecando de vivo”

¿Qué haces?

A) Se lo dejas pasar, pero con la esperanza de que descontarle puntos funcione como indirecta. Una vez pasa, la próxima queda afuera.

B) Le escribes un correo pidiéndole que se limite a respetar las reglas del concurso. La gente escribiendo se entiende.

C) Redactas una entrada como esta esperando a que cambie de actitud, de manera indirecta pero “muy directa”. Al fin y al cabo, un error lo comete cualquiera.

D) Lo descalificas. No te andas con pavadas, es cuestión de respeto.

Situaciones Incómodas #8 – La amiga resentida

Situaciones Incómodas #8

La amiga resentida

Cuando creces dentro de una comunidad, ya sea barrio, edificio, etc., sueles relacionarte con las personas del entorno, y lo más probable, es que con alguno de ellos te vuelvas amigo en poco tiempo y durante muchos años.

Pero por vueltas de la vida, tú emigras de esa comunidad la cual tanto te dio, y con eso dejas amigos atrás.

Un buen día vuelves, te das cuenta que la mayoría de los vecinos siguen siendo los mismos, solo que algo más viejos. En general, todos los lazos se recuperan y esa comunidad te acoge en su seno una vez más. Pero… hay alguien que no, hay alguien que te ignora descaradamente, alguien que te la cruzas de frente cuando vas camino a la feria y pone la cara contra el asfalto con tal de no verte, alguien que tuerce las cervicales con obscenos movimientos para evitar saludarte, y ese alguien era tu amiga de la infancia.

¿Qué haces?

A) Rotas tu cabeza igual que ella, a 90 grados de su vertical para evitar todo contacto visual. Si lloviera sería más fácil taparte la cara.

B) La saludas por más de que no te salude, a ti sí te enseñaron a ser educada ¡Vamos a demostrárselo!

C) Decides ignorarla, de seguro la pobre no solo está loca sino también senil. Tú no “vives” por su saludo.

D) Saltas frente a ella y la asustas al sonido de ¡Bu! Recuperas su saludo o te vuelves su propio fantasma. ¡Me vas a saludar, aunque te moleste!

Situaciones Incómodas #7 – El celular molesto

 

 

Situaciones Incómodas #7

El celular molesto

Te puede gustar o no viajar en transporte público, pero si hay algo necesario para viajar cómodo, es que los usuarios respeten las normas básicas de comportamiento como: higienizarse, no salivar, no fumar, no molestar, etc.

Hoy en día es normal que todos lleven consigo un teléfono celular, o dos en ciertos casos, o tres en algunos pocos (espero). Pero el teléfono no viene con un manual de buenos modales, entonces hay cierta gente que por desconsiderada utiliza el altavoz como medio para escuchar música, es decir, suben al colectivo/tren/ómnibus/barco con la música “a todo trapo” sin importarles un carajo.

¿Qué haces?

A) Pretendes que no está allí y sigues en la tuya. Total… la música no te molesta.

B) Te indignas de sobremanera, pero elijes ponerte los auriculares. Que alguien más se haga cargo de la situación.

C) No lo piensas dos veces y lo mandas a que calle el celular. Que te guste la música no quiere decir que tengas que tolerar impertinencias.

D) Esperas a que se distraiga, le sacas el celular de la mano y lo avientas por una de las ventanas. ¡Qué se atreva a decirte algo!

Última Situación Incómoda: La vecina desubicada

Situaciones Incómodas #6

La vecina desubicada

Cuando resides en un edificio las chances de tener un vecino desubicado, independientemente del género, son considerablemente más altas que viviendo en una casa a nivel del suelo.

Entonces, como llegaste tarde al reparto de vecinos, a ti te toca la “vecina gritona”. Pero ojo, no es un grito cualquiera… no no, hablo del sonido que producen las cuerdas vocales desde el fondo de la glotis a todo ritmo del coito.

Ante la repetición de los hechos noche tras noche, resuelves que debes hacer algo.

¿Qué haces?

A) Lo hablas con la comisión del edificio y esperas que tomen cartas en el asunto. Quieres evitar cualquier enfrentamiento.

B) Lo conversas directamente con ella, total… la gente hablando se entiende, no?

C) Sin importar la hora, cuando sientas sus aullidos te paras frente a la puerta y te cuelgas del timbre. Si te arruina el sueño entonces tú le arruinas la diversión. Matemática pura.

D) Despiertas a tu pareja y se unen en un coro asíncrono del amor.

Más Situaciones Incómodas aquí.

« Entradas Anteriores