Archivos en la Categoría: Sagas

Situaciones Incómodas #1

La boda (de un amigo)

Recibes la noticia de que se casa un amigo, bueno… un amigo lejano, va… un conocido, en fin, recibes un SMS. Dicho formato digital hace alusiones a tal evento entre signos de exclamación junto con dos de las tres preguntas más convencionales.

El problema es que ese amigo dejó de ejercer como tal hace años, 4 o 5, no recuerdo… tal vez 6.

En su última salida juntos conociste a su novia, la cual no te dio ni la hora (explícitamente), cosa que pasaste por alto, total… no se conocen, pero gracias a tu sexto sentido premonitorio, sabes que algo no cuadra.

A) Vas a la boda igual, te bailas y comes todo, total… el paga.

B) Le contestas por SMS que irás, pero sabes que es una mentira, ninguno de los dos tiene intenciones de verse, tu sexto sentido te lo dice.

C) Te conmueves y lo llamas, dejas tu orgullo atrás y le deseas lo mejor; es su momento.

D) Te haces la tonta, no contestas el mensaje y esperas que no te llame. Lo pasado pisado.

Anuncios

Situaciones Incómodas #9

El tramposo

En cualquier competencia puede que nos crucemos con personas que llevan las “reglas” al límite para obtener el resultado deseado: Ganar.

En mi opinión, hay dos clases de “tramposos”: el que “peca por inocente” y el que “peca de vivo”.

Tú eres la persona que organiza la competencia y l@ descubres in fraganti…“pecando de vivo”

¿Qué haces?

A) Se lo dejas pasar, pero con la esperanza de que descontarle puntos funcione como indirecta. Una vez pasa, la próxima queda afuera.

B) Le escribes un correo pidiéndole que se limite a respetar las reglas del concurso. La gente escribiendo se entiende.

C) Redactas una entrada como esta esperando a que cambie de actitud, de manera indirecta pero “muy directa”. Al fin y al cabo, un error lo comete cualquiera.

D) Lo descalificas. No te andas con pavadas, es cuestión de respeto.

Situaciones Incómodas #8 – La amiga resentida

Situaciones Incómodas #8

La amiga resentida

Cuando creces dentro de una comunidad, ya sea barrio, edificio, etc., sueles relacionarte con las personas del entorno, y lo más probable, es que con alguno de ellos te vuelvas amigo en poco tiempo y durante muchos años.

Pero por vueltas de la vida, tú emigras de esa comunidad la cual tanto te dio, y con eso dejas amigos atrás.

Un buen día vuelves, te das cuenta que la mayoría de los vecinos siguen siendo los mismos, solo que algo más viejos. En general, todos los lazos se recuperan y esa comunidad te acoge en su seno una vez más. Pero… hay alguien que no, hay alguien que te ignora descaradamente, alguien que te la cruzas de frente cuando vas camino a la feria y pone la cara contra el asfalto con tal de no verte, alguien que tuerce las cervicales con obscenos movimientos para evitar saludarte, y ese alguien era tu amiga de la infancia.

¿Qué haces?

A) Rotas tu cabeza igual que ella, a 90 grados de su vertical para evitar todo contacto visual. Si lloviera sería más fácil taparte la cara.

B) La saludas por más de que no te salude, a ti sí te enseñaron a ser educada ¡Vamos a demostrárselo!

C) Decides ignorarla, de seguro la pobre no solo está loca sino también senil. Tú no “vives” por su saludo.

D) Saltas frente a ella y la asustas al sonido de ¡Bu! Recuperas su saludo o te vuelves su propio fantasma. ¡Me vas a saludar, aunque te moleste!

Situaciones Incómodas #7 – El celular molesto

 

 

Situaciones Incómodas #7

El celular molesto

Te puede gustar o no viajar en transporte público, pero si hay algo necesario para viajar cómodo, es que los usuarios respeten las normas básicas de comportamiento como: higienizarse, no salivar, no fumar, no molestar, etc.

Hoy en día es normal que todos lleven consigo un teléfono celular, o dos en ciertos casos, o tres en algunos pocos (espero). Pero el teléfono no viene con un manual de buenos modales, entonces hay cierta gente que por desconsiderada utiliza el altavoz como medio para escuchar música, es decir, suben al colectivo/tren/ómnibus/barco con la música “a todo trapo” sin importarles un carajo.

¿Qué haces?

A) Pretendes que no está allí y sigues en la tuya. Total… la música no te molesta.

B) Te indignas de sobremanera, pero elijes ponerte los auriculares. Que alguien más se haga cargo de la situación.

C) No lo piensas dos veces y lo mandas a que calle el celular. Que te guste la música no quiere decir que tengas que tolerar impertinencias.

D) Esperas a que se distraiga, le sacas el celular de la mano y lo avientas por una de las ventanas. ¡Qué se atreva a decirte algo!

Última Situación Incómoda: La vecina desubicada

Situaciones Incómodas #6

La vecina desubicada

Cuando resides en un edificio las chances de tener un vecino desubicado, independientemente del género, son considerablemente más altas que viviendo en una casa a nivel del suelo.

Entonces, como llegaste tarde al reparto de vecinos, a ti te toca la “vecina gritona”. Pero ojo, no es un grito cualquiera… no no, hablo del sonido que producen las cuerdas vocales desde el fondo de la glotis a todo ritmo del coito.

Ante la repetición de los hechos noche tras noche, resuelves que debes hacer algo.

¿Qué haces?

A) Lo hablas con la comisión del edificio y esperas que tomen cartas en el asunto. Quieres evitar cualquier enfrentamiento.

B) Lo conversas directamente con ella, total… la gente hablando se entiende, no?

C) Sin importar la hora, cuando sientas sus aullidos te paras frente a la puerta y te cuelgas del timbre. Si te arruina el sueño entonces tú le arruinas la diversión. Matemática pura.

D) Despiertas a tu pareja y se unen en un coro asíncrono del amor.

Más Situaciones Incómodas aquí.

Situaciones Incómodas #5

El niño problema

Volar…  volar te pone los pies a más de 300 metros sobre el suelo.

Volar es una sensación magnífica para algunos, y por supuesto de mierda para otros.

Pero… ¿Qué pasa si tuviste la mala suerte de que te toque el asiento con “el niño” detrás?

En un principio, en el despegue, “el niño” pasa desapercibido por toda la conmoción general que implica uno de los momentos más peligrosos de su trayectoria: oídos tapados, estruendos, alguna maleta o botella que se cae, algún señor que se marea, otra señora que ronca.

Media hora más tarde, “el niño” ya no es un niño, sino una bestia que a gritos y patadas te perturba a ti, y al resto del avión. Pero eres tú quien soporta las turbulencias de sus pies rebotando en el respaldo mientras las miradas de unos cuantos afortunados rotan en tu dirección con la mayor de las condescendencias.

Por otro lado, concluyes, sin mucho esfuerzo, que los padres son unos completos inútiles. Es decir, los escuchas diciendo:  “Ya ya, venga chiquillo, cálmate”, una vez, dos veces, y tres y veinte veces el mismo método sin lograr ningún éxito.

¿Qué haces?

A) Le pides a la azafata si puede cambiarte de asiento. No estás para esos trotes.

B) Le sugieres a los padres que ejerzan su autoridad como corresponde, y le prometan al niño una tableta de chocolate de 1 kilómetro de largo si hace falta con tal de que se calle.

C) Te das la media vuelta, y sin comerla ni beberla, le metes tu dedo en la boca, el cuál previamente habías mojado en el escocés que te estabas tomando. Dicen que ayuda…

D) Te sumas al niño y empiezas a llorar tú también. ¡Qué se joda todo el mundo!

*Otras Situaciones Incómodas aquí.

Situaciones Incómodas #4

La persona trol

Tienes un blog al que, aunque es un hobby, le dedicas tiempo y cariño, no sólo a tu espacio, sino también a leer/interactuar con el espacio de otros.

De repente, alguien te sigue, comienza a comentar tus entradas, te das cuenta que no entiende la dinámica de tu sitio y por ende, sus comentarios se vuelven cada vez más despectivos en general.

¿Qué haces?

A) Lo ignoras. Total, ya se va a aburrir.

B) Le contestas que se vaya a depositar su actitud peyorativa al toilette.

C) Lo bloqueas. No vale la pena perder el tiempo.

D) Le sigues el juego. Estás en tu sitio y eres quien manda.

E) Haces una entrada al respecto a ver si capta la indirecta.

Se “escuchan” experiencias ajenas.

Complementando, agrego la entrada que nuestro colega compartió hace unos días: https://elaguijonescarlata.wordpress.com/2016/12/12/malas-practicas-en-wordpress/

¿Con ganas de leer más situaciones?

« Entradas Anteriores