Crónica de una Autopublicación – Etapa 1: Escribir

27 comentarios

Hoy les traigo la primera etapa de lo que ha significado para mí componer el próximo monstruito.

Escribir una novela no es difícil cuando se tiene una idea, lo que se vuelve complicado es traducir el argumento en palabras.
Partiendo de la base que esa idea ya se concibió, como lo fue en mi caso, escribir se vuelve una necesidad, y la necesidad… se convierte en ansiedad de ver esa obra terminada y publicada. Pues bien, yo me encuentro en esa etapa.

En esta segunda experiencia así como con Retorcida, mi primera novela, no me puse retos. Mi mayor aspiración diaria, era volcar todas esas imágenes mentales que me perseguían día y noche dentro de un procesador de texto, como me salieran, sin fijarme en faltas y sin preocuparme por algo más.

El tiempo que me tomó escribir, describir y exprimir lo que habitaba en mi mente, fueron diez días. Durante esas casi dos semanas mi día se resumió a trabajar, escribir y dormir (voy a asumir que alguien se encargó de alimentarme). Mi motivación: expulsarlo todo, sacarlo de mi ser.

Dentro de esta corta trayectoria que he experimentado como autora, separando el material que suelo publicar en el blog, luego del proceso creativo de escribir hoja tras hoja de texto, pierdo la memoria. Soy incapaz de recordar lo que escribí y cómo lo escribí, solo me queda una ligera idea del inicio y del fin de la obra. El desarrollo, los personajes secundarios, hasta escenarios o diálogos, absolutamente todo ello, se oculta en lo más recóndito de mi mente, al menos de manera consciente. Y así como la primera vez, esta no fue la excepción. El olvido total.

No me he detenido a evaluar los porqués de esta «amnesia selectiva», sin embargo tampoco tengo deseos de que sea diferente… simplemente me acepto como soy y le busco el lado positivo al olvido: para bien o para mal, siempre es una sorpresa leerme a mí misma.

Eso fue todo por el día de hoy, los espero dentro de unos días durante la próxima etapa 😀


Más etapas:

Crónica de una Autopublicación – Inicio

Crónica de una Autopublicación – Etapa 1: Escribir

Crónica de una Autopublicación – Etapa 2: Búsqueda del título y registro

Crónica de una Autopublicación – Etapa 3: Corrección y Lectores Beta

Crónica de una Autopublicación – Etapa 4: Portada

Crónica de una Autopublicación – Etapa 5: Sinopsis

Crónica de una Autopublicación – Etapa 6: Pre-Lanzamiento

¡Independiente ya disponible en Amazon!

Plural: 27 comentarios en “Crónica de una Autopublicación – Etapa 1: Escribir”

  1. «Voy a asumir que alguien se encargó de alimentarme…» jajajaja Genial esta idea de compartir el proceso en forma de crónicas!! Me encanta!! Es tan personal!! ♥

  2. Me veo reflejada en tus palabras mi niña. Y créeme que es un alivio pues pensé que era obligatorio recordar lo que has escrito. Pero me sucede así. Y tengo que volver a leer y releer para que de alguna forma se quede algo en mi mente.
    Gracias. Me ayudas. Y me liberas. Ja ja ja ja. Besitos corazón.

  3. Creo que la amnesia es una consecuencia del proceso de autodefensa que se desarrolla en la mente cuando se elabora una mentira compleja, para el mentor que alimenta el cerebro del autor. O la relación de mentora y autora. Tampoco tengo explicación. O sea que no cambies de método porque lo que escribes mola un montón. Un besote.

      1. ¡Ay recordar! Las más de las veces me sorprendo con lo que encuentro escrito en el almacén general. Creo que, incluso, me plagio a mi mismo. A veces sólo recuerdo una palabra precisa, la pongo en el buscador y hale hop, sale un conejo. Un besote.

  4. Me encanta como describes esta primera etapa del proceso. Hace poco comencé a escribir mi primer manuscrito y me he identificado mucho con lo que dices de la amnesia. Me motivó un buen leerte. Un abrazo enorme!!

    1. ¡Cuánto me alegra haberlo compartido! Ya podemos ver que no somos las únicas 😊 Ánimo con ese manuscrito, de seguro que la «Etapa 2» te va a interesar un montón. Abrazo grande para vos también.

  5. Yo no entiendo nada, ¿todo esto es gratis? ¿Sabías que hay gente que cobra por estas cosas? Lo que es tener sabiduría para derrochar. Yo si me paro en una esquina a regalar mis ideas me vacío en una tarde y para siempre.

  6. No conozco el proceso de escribir un libro pero, a pequeña escala, me pasa como a ti y como a algunas personas que te han comentado… cuando, después de un tiempo, leo algo que he escrito no lo reconozco como mío, me parece imposible que haya podido idearlo, en fin, que no me reconozco ni yo misma en lo que escribo. Creí que estaba senil, jajaja, pero veo que no soy la única, eso me consuela…
    Un abrazo.

    1. Es que estas entradas me han resultado como mínimo, terapéuticas. Ahora además de saber que no estoy sola, tampoco me siento sola.
      Yo diría que mientras no te olvides de cerrar la puerta, te quedes tranquila,. Para cuando lleguemos a ese punto, ni siquiera nos estaremos dando cuenta.
      Otro abrazo.

Deja un comentario