Concurso: Almas y Bruja – Participante 13

El día en que mataron a las ninfas 

Desde se lejos se olía

Quemar el final

De una era,

Cansadoras piedras

Sin pintar

Saben dónde llegar.

 

De la lluvia

Nada preocupaba

Ya el frío con su rosa espesor

Garugaba desde hacía un mes.

 

Nadie lo creía

Ninguno cerró los ojos

Todos corazón una arteria trizó

Algunos se fueron a preparar la bienvenida.

 

Cuantas fueron

Todas mentían,

Regalaron desgracias

A cada quien las llamó.

 

Horribles presagios

Entre líneas tejieron,

En los abrigos los galardones

En sus espíritus una bella venganza.

 

Sussie esa noche no llegó

Ni siquiera se excusó

Mi inquietud no le importó

Su porfía al paredón se la llevó.

 

Su cuerpo en tanto la penetraba

Como rayos de luz las letras

Me empapaba la inspiración de su entrega

Sus orgasmos de magia palpitan todavía en mi entrepierna.

 

El under era lo nuestro

Una jarra de cerveza y el ruido del local

Nos hicieron bailar,

Bruja hermosa complementaba mi mal andar.

 

Todo poeta disfrutó de sus cuerpos,

Yo le fui fiel,

De ella aprendí

En su palabra confié.

 

El escepticismo

Se fue a dar una vuelta

Y me entregue a sus órdenes

Ahora entiendo cada acto.

 

Caducaron al mismo tiempo

Como el amor eterno,

Mirándose a los ojos

La promesa al unísono

Como serpiente se arrastró.

 

Tenía que ser hoy,

Tenía que ser ahora,

Tenían que cobrarnos la cuenta a todos,

Es injusto

Hay unos que están recién empezando,

Teníamos que converger en la única ruta,

Tuvieron que golpearse los que desenmascararon a sus putas,

Tuvo que escribirse el primero ya sin su mano.

 

El épico ser

De las fuentes perfumadas

Por el atardecer

En medio del bosque

Enciende la hoguera.

 

Por ella callé,

Por ella reí,

Insurrecta dama con los tacones deshechos

Cansada buscaba mis besos.

Con una lupa me enseño

Cada centímetro de su piel

El sol cicatrices cauterizó

Eran adelantos de lo que tendría que ver.

 

Cada uno se drogaba por su lado

Antes del encuentro,

Era el mejor ejercicio para escribir

Me decía.

 

Sus perfumes con el humo

Se mezclaban,

Cada poeta lloraba iracundo

En tanto reconocía el de su ninfa.

 

Fue una larga procesión

Una generación debía morir,

Casta de inútiles crédulos

De no haberlas enamorado

Todas vivirían.

 

Se escuchaban hachas

Aún las estaban descuartizando

Allá en lo alto se suponía el secreto

¡No lo lograron!

¡No lo lograron!

El día en que mataron a las ninfas

El fulgor de sus fuegos

Iluminaban el cielo

Con los auras de sus almas.

 

Ahora nos toca solos volver a empezar,

Porque nuestras inspiradoras embaucadoras

¡No lo lograron!

¡No lo lograron!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s