Guía del Escritor (I): Comunidad

40 comentarios

Guía del Escritor (I) / Guía del Escritor (II) / Guía del Escritor (III)

Pretencioso título, sí, pero no se me ocurría otro.

La idea es compartir mi experiencia como novata, nada nuevo, solo otro punto de vista.

¿Es necesario tener un blog/sitio antes de autopublicar una obra?

No.

No es necesario, pero es útil y gratis.

Tener una página propia, organizada, con un par de enlaces y una biografía del autor siempre es buena idea.

Aquí algunas plataformas gratuitas: WordPress, Blogspot, Blogger, Wix.

¿Las redes sociales son necesarias para promover tu trabajo?

Sí.

Pueden parecerte una pérdida de tiempo, puede que te disguste usarlas o que simplemente no obtengas el resultado deseado: un me gusta, un comentario, apoyo moral, devolución, etc., pero la verdad es que la forma de comunicación cambió hace mucho tiempo, y hoy en día es necesario tener presencia en el entorno.

Sé constante, recordá que la interacción es esencial.

Aquí algunas redes sugeridas: Facebook, Twitter, Goodreads.

Los «lectores ceros», ¿son necesarios para tu obra?

Totalmente, son los que te ayudan a poner tu obra en perspectiva y ven cosas que tú no.

En mi caso recurrí a tres personas de confianza: mi novio, un amigo seguidor y una amiga bloguera.

¿Cuándo decidirse a autopublicar?

De poder volver atrás, me diría que no pierda el tiempo enviando mi manuscrito a 20 editoriales, pero conociéndome no me escucharía y lo mandaría igual.

En síntesis, depende de cada uno; yo no conseguí lo que pretendía de una editorial, así que me dejé llevar por mi instinto y me puse a leer las normas de la RAE.


Próximamente más.

 

 

Plural: 40 comentarios en “Guía del Escritor (I): Comunidad”

  1. Hola, Paula. No sé ahí, pero aquí, en España, las editoriales no te publican salvo que seas «alguien», y lo que está funcionando para empezar es la autopublicación, por supuesto tirando de Amazon cómo todo hijo de cristiano. Es verdad que todos los que se han autopublicado por aquí y han alcanzado un cierto nivel de ventas y/o notoriedad, luego han sido las mismas editoriales las que han ido detrás de ellos para hacerse con los derechos del libro, en papel. Sí, hay una vía alternativa para publicar diréctamente sin tanto jaleo, y es acostarse con algún famoso/a o salir en algún programa de telebasura y disfrutar de los 15 minutos de fama. Pero claro, lo que publiques tendrá que estár a la altura de los medios que encontraste para alcanzar dicha fama, es decir, una mierda xD

    1. Afortunadamente, no siempre es así en España. Podría citarte el ejemplo de María Pérez Heredia, que con poca presencia en redes sociales, y siendo muy joven, ya tiene dos novelas publicadas. La primera fue publicada en una editorial poco notoria, y la segunda en uno de los muchos sellos de Penguin Random House. Un personaje famoso cuenta con la ventaja del reconocimiento y un público potencial claro, pero cuando les publican un libro, no siempre consiguen las ventas que la editorial esperaba.

      Estoy de acuerdo en que si has probado con editoriales, y sólo has recibido negativas o silencio por su parte, recurras a otros medios. Pero no hay que perder la esperanza.

      Un abrazo.

      1. Hola, Pablo. Entiendo que este comentario es para Carmen y su comentario, pero ya que comentaste, te comento.
        Felizmente existen excepciones porque hay gente que nace no con uno, sino con varios dones, o simplemente tienen suerte, no sé… pero las generalidades están presentes independientemente del nivel o no de nuestro trabajo.
        Refiriéndome puntualmente a la autopublicación, lo que quería enfatizar es que no se tiene por qué emplear como último recurso.
        Por lo pronto la esperanza no la pierdo ni en joda, odié y odiaré editarme hasta el fin de los días jajaja
        Abrazo.

    2. Hola, Carmen!
      Mirá, localmente no puedo decir que haya agotado todos los recursos porque creo que no supe moverme en el ambiente y tampoco tengo ningún conocido en la vuelta. Sí lo mandé a un par de sellos internacionales que trabajan de manera local, pero no obtuve respuesta alguna, todo lo contrario a lo que recibí de sellos españoles. Pero asumo que es algo lógico ya que la mayoría de los lectores que están en la vuelta son también españoles. En cuanto al modus opernadi de las editoriales, creo que estás en lo cierto, de hecho leí opiniones similares en varios foros de escritores y lo vi con mis propios ojos. Deduzco que la autopublicación funciona como un seguro, al igual que la co-edición: «te publicamos, pero como no sos influencer corré con la mitad de los gastos o todo el trabajo», cosa que es normal porque es un negocio. Ojo, lo influyente no determina la calidad del trabajo, claro que no, pero es masivo… ¿Será por eso que hay cada vez más productos «chinos»?
      Voy a tratar de persuadir a mi pareja para que se haga famoso, porque con lo de la cama no hacemos patria che 😛
      Besote

  2. Gran tutorial gran.

    Permítome agregar un ítem: Chupe rueda de los talentosos. Párese al lado, ahí, donde apenas lo agarra la cámara, medio fuera de foco, haciendo caras atrás del que de verdad están enfocando. Es mucho más fácil caminar por el barrio en busca de una luz prendida que indique adónde hay una fiesta en curso y arrimarse con un casillero de cerveza, que organizar una fiesta propia, para lo que hace falta contar con capital, espacio suficiente y amigos propios, cosa que nadie tiene, a mi no me engañan.

    Por eso es que escribo prólogos.

      1. Jajaja, Para el paseo de los Domingos el Scort estaría bien. Elegir depende de los kms anuales, si es para ciudad o viaje y del tipo de rutas a recorrer. Fui mecánico desde los 14 años. Tengo al uso un Fiat 125 (SEAT-1430 en España) con 44 años a las espaldas, mi primer auto y un VW Golf GTI MK2. Pero para uso habitual no es recomendable sin ABS, ni Airbag, ni estructura indeformable. Ahora viajo con un Mazda CX3 y todas las ayudas a la conducción implementadas. Los tiempos cambian Paula y la seguridad es lo primero. Un besazo.

      2. Ese Fiat me recuerda a un Mercedes negro clásico que veo pasar por mi barrio dos por tres. Lo tienen inmaculado. Me encantan los autos clásicos y si pudiera andaría en un Impala del 67′, lástima las dimensiones y el gasto que ocasiona. No es un auto de ciudad…
        Por lo menos acá en cuanto a respuestos, el Scort es económico, ahora… me tengo que olvidar de aire acondicionado de seguro.

      3. ¿Y no venden autos japoneses? Los clásicos hay que repararlos en casa, muchas veces desmontar la pieza en el desguace y montar de nuevo, esa es mucha mano de obra. Porque instalar piezas nuevas en autos viejos igual no sale a cuenta. Y adaptar de otros modelos lleva mucho tiempo.

      4. Claro que sí, Suzuki, Honda? y ta de seguro más pero no me pidas mucho de marcas… Confío que entre mi pareja, mi padre y algún amig@ le hagan el service, yo solo sé revisar el aceite.

  3. Me agrada el título ya que ando en los mismos temas, mencionas en el post que decidiste leer las reglas de la RAE. ¿Qué reglas fueron? Saludos

    1. Hola, Marco.
      Gracias por tu comentario y bienvenido.
      Las pestañas que mantuve abiertas durante todo el proceso, y que hasta hoy las tengo en favoritos, fueron los usos de: la raya y las comillas. No tan presentes pero igual de necesarias para mi libro, el uso de la cursiva para los extranjerismos y algunas de las normas de puntuación como: dos puntos, punto y coma.
      Éxitos con tu proyecto, Marco.

  4. En esta primera parte has tocado puntos que me generaban cierta inquietud: el blog y las redes. En mi caso estoy optando por Twitter e Instagram. A Goodreads voy a curiosear ahora, lo he visto nombrar un par de veces y me entra la curiosidad. En fin, ¡gracias por el post! ¡Un abrazo!

    1. Hola, Mocca! Te doy la bienvenida por aquí porque no he podido responder tu mensaje anterior, cosas de WordPress…
      Me alegro mucho que esta guía te sea de ayuda, y en cuanto a las redes sociales… no soy partidaria de ellas en lo personal, sin embargo es la forma de comunicación más activa por el momento. Sabés que cuando realicé la guía no había considerado Instagram, buen aporte. Otro abrazo.

Deja un comentario