Análisis de emojis: Winking face

Hace mucho tiempo, en una entrada lejana: Diferencias entre el “je je” y el “ja ja”, nuestra colega Lídia me sugirió una idea la cual hoy comienzo a exprimir: Un análisis soberbio y exhaustivo de una de las representaciones gráficas más famosas de las redes sociales: “La Cara guiñada“.

emoji.png

“Winking Face”

Para empezar, son tres las circunstancias que se me ocurren oportunas para el empleo de dicha práctica gesticular en relación a algún evento social interactivo y en primera persona.

El primero es en el ambiente lúdico, justo cuando te toca del mazo una carta en particular y se la tienes que comunicar a tu compañero de truco y así definir la estrategia de juego. El segundo y no menos importante, el que cumple función de complicidad, ese “guiño sordo” entre dos personas que mantienen cierto grado de afinidad, la suficiente como para comunicarse entre los significados ocultos del párpado. Y la tercera, la última, la obvia, pero no por eso menos pintoresca que las demás: el “guiño canchero”. Esa mueca galante que tanto hombres y mujeres suelen utilizar como arte de insinuación, y el cual todos hemos empleado alguna vez en nuestras vidas (mentira, yo no).

Sin embargo, en el mundo binario, tan simple pero complicado, las connotaciones sociales que genera el empleo de dicha representación gráfica por mensaje y/o comentario, son… diferentes. Es decir, su significado puede tergiversarse de distintas formas, hasta que finalmente todo converge hacia la misma pregunta: ¿me estará cargando?

Para hacerlo un poco más dinámico, veamos unos cuantos ejemplos de “mensajes tipo” que todos hemos recibido alguna vez, y/o por qué no enviado (mentira, yo no).

  • ¿Vamos a cenar?: Mensaje formal que invita a su receptor a cenar.
  • ¿Vamos a cenar? 😉: Mensaje no tan formal que invita a su receptor a cenar y posiblemente a algo más.
  • ¡Qué lindo estás hoy!: Mensaje simpático que enfatiza un interés sexual de cero a poco.
  • ¡Qué lindo estás hoy! 😉: Mensaje simpático que advierte un interés sexual de posible a mucho.
  • Te extraño: Mensaje romántico que refleja la necesidad de la presencia corpórea del receptor.
  • Te extraño 😉: Mensaje romántico que refleja el deseo sexual del transmisor hacia su receptor.
  • ¿Dónde estás?: Mensaje que alude a la necesidad de saber dónde está el  receptor.
  • ¿Dónde estás? 😉: Mensaje que con picardía, permite develar un interés sexual dudoso de su transmisor.

O sea, confunde.

Ya de por sí es un gran mérito procesar mentalmente los gestos ajenos, y cuánto más que aprendan a  interpreten los propios, que si a eso le sumamos el uso indiscriminado de emojis, puede que en alguna ocasión… decodifiquemos mal algún que otro mensaje y terminemos enfadados con alguien, o peor aún, tocando el timbre del vecino a las 12 de la noche con una botella de vino bajo el brazo y semidesnuda… ¿A quién no le ha pasado? (a mí no 😉).

Anuncios

107 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s