Situaciones Incómodas #1

76 comentarios

La boda (de un amigo)

Recibes la noticia de que se casa un amigo, bueno… un amigo lejano, va… un conocido, en fin, recibes un SMS. Dicho formato digital hace alusiones a tal evento entre signos de exclamación junto con dos de las tres preguntas más convencionales.

El problema es que ese amigo dejó de ejercer como tal hace años, 4 o 5, no recuerdo… tal vez 6.

En su última salida juntos conociste a su novia, la cual no te dio ni la hora (explícitamente), cosa que pasaste por alto, total… no se conocen, pero gracias a tu sexto sentido premonitorio, sabes que algo no cuadra.

A) Vas a la boda igual, te bailas y comes todo, total… el paga.

B) Le contestas por SMS que irás, pero sabes que es una mentira, ninguno de los dos tiene intenciones de verse, tu sexto sentido te lo dice.

C) Te conmueves y lo llamas, dejas tu orgullo atrás y le deseas lo mejor; es su momento.

D) Te haces la tonta, no contestas el mensaje y esperas que no te llame. Lo pasado pisado.

Plural: 76 comentarios en “Situaciones Incómodas #1”

  1. E) Abres el grupo de whasapp con tus otros amigos que conocen al susodicho y escribes tengo un notición… MENGANITO SE CASA! (Por supuesto en mayúsculas, para darle enfasis a la noticia).

  2. Es difícil. Si hace años que no ejerce, pero supo ser buen amigo, puede que ande nostálgico y tratando de recuperar la cuestión. Ahora, eso no explica el acto de desaparición, o por qué de repente te quiere en el casamiento de nuevo, especialmente considerando en lo que quedaron con la que ahora se va a casar. ¿Hay otros amigos en común involucrados? ¿Qué opinan al respecto?

    Dicho esto, toda la historia tiene la estructura básica de película de esas que terminan de forma totalmente opuesta a lo que sucede en la vida real. Amigos distanciados por la vida se reúnen tras largo tiempo, ocasión especial y de festejo, las cosas de repente son como eran antes, la novia resulta que al final era buena gente y todo es una maravilla…

    Mi sexto sentido me dice que por algo eso es más común en la tele que en la vida real. En un principio estoy entre la B y la D, pero en ambos casos depende de la insistencia del amigo. Contestar que sí y después no ir puede traer más problemas, ignorar los mensajes puede se incómodo también. ¿Alguna chance de un viaje justo en esa fecha?

    1. No hay contacto con el resto de los amigos tampoco. En mi humilde opinión, un amigo puede perderse pero no desaparecer…así que lo de él es pura nostalgia como bien dices.
      Es una situación incómoda por la cuál no quiero pasar, por suerte tengo una mega excusa…pero la tarjeta la tengo que recibir igual. No entiendo a la gente…
      Gracias Oscar.

  3. Yo si las cosas no terminaron mal, lo llamaría para desearle lo mejor, pero no iría (Aunque una fiesta gratis nunca viene mal).
    Asi que me tiraría por la C, bajo esas condiciones 🙂

      1. Si si obvio, yo pienso lo mismo, para mí es mucho. Y no se que pasará por la cabeza del pibe.. Uno nunca sabe jajajaja

  4. Yo soy una antigua… a mi que me llame por teléfono… que es eso de invitarme por mensaje… y luego soy super buena buscando excusas… si hace falta salgo de la ciudad de verdad… Besos!!!

  5. Yo como de buena soy gilipollas, y así me pasa pero soy una cariñosa de mucho cuidado que supongo por situaciones de la vida doy y necesito afecto diría la C porque no tengo orgullo y caigo en dar mil oportunidades, besos Paula 😉

      1. Lo que peor llevo es lo de el mal aura y que me quieran quitar mi positivismo que otra cosa no pero el positivismo es mi mejor arma, pero que bonica eres coñe !!! muacksssssss.

  6. Apuesto por la c, así le deseas que lo pase genial pero no tienes el compromiso de asistir y tener que verlo después de tantos años… jajaja
    Pero hay una cosa que no me cuadra, ¿ por qué te ha invitado si lleváis tanto tiempo sin tener relación?

  7. Por suerte el `protocolo resuelve esas dudas. Una invitación para ser sincera se debe presentar de manera oficial, personalizada y a ser posible demostrando el interés real en que el invitado asista a la celebración y sea participe de la misma. Enviar un sms creo que es casi un insulto y quq lo correcto es contestar la invitación utilizando parecida longitud de carácteres y guardando una familiaridad equivalente. Un beso.

      1. Eso también, jajaja
        Pero piensa que cualquiera de las otras tres opciones te hacen sufrir a tí, por una situación que no has provocado tú.
        En cambio, la opción A te hace coger a tí la iniciativa y disfrutar de una situación que podría ser incómoda.

  8. Yo digo la C, soy así, no puedo evitarlo. Tuvimos una amistad que la distancia y el tiempo dejó que se marchitase ( la culpa siempre es de la distancia y del tiempo, verdad? No nuestra, ni de la falta de ganas, la pereza y las excusas) y pues siempre queda algo de cariño, no?

    1. Hay casos y «casos», como bien lo describes.
      Por mi parte soy de la idea de que los amigos no se abandonan, o por lo menos no tanto como para ignorar la vida del otro hasta tal punto de que se fuera a casar y tú te enteres unas semanas antes del acontecimiento.
      Puntualmente en esta situación, hay que fijarse en el comportamiento que tuvo la pareja del susodicho cuando todavía existía la amistad y suponías ser una persona importante para su novio, y creo que allí entran las faltas de ganas y excusas a las que hacías referencia.

  9. Ja, acá, a las bodas, hay que llevar un sobre preparado y con billetes dentro, por eso es mejor no asistir. Pero hay que dar acuse de recibo de alguna manera. Acude una a la tienda de todo a un euro y compra unas lámparas para la mesilla de noche, las más feas y horteras que pueda encontrar, se envian por correo certificado para asegurar que llegan, con nota adjunta. Deseo que vuestro futuro sea así de luminoso. Y punto. Un beso.

    1. jajaja buenazo, te has superado con eso.
      Conste que aquí las bodas son iguales que allí, con billetes en sobre y todo, pero de manera digital, directo a la caja de ahorros de la pareja y por mostrador.
      ¿Hace cuánto que no vas a una boda, Carlos? ¿Será que viste El Padrino y Goodfellas el mismo día :P?

      1. Aguarda que consulte la agenda de Ironia. Es que ella lleva esas cuestiones. En los últimos cuarenta años. Tres o cuatro que no cuentan porqué acabaron en divorcio. Dineros tirados.Tres que sobreviven a la crisis y la mía. O sea diez. Una pasta gansa invertida que jamás repartirá dividendos. Y luego dicen que es malo jugar a la bolsa!! Un besazo.

  10. Yo añadiría una opción E) Le respondo dándole la enhorabuena llena de alegría y vomitando chucherías. Y luego me invento una excusa de esas creíbles para decirle cuánto lo siento pero no voy a poder asistir a su boda de ensueño.
    Besaco, Pau! 😜

    1. A eso le llamo salir con clase de una situación innecesariamente incómoda generada por un compromiso de amistad inexistente y olvidado (léase todo de corrido y no respire en el intento).
      ¡Una genia!
      Yo te mando un besote.

  11. Yo haría una mezcla de la opción de contestar al sms diciendo que no puedo ir por X razón, pero que le deseo lo mejor. Educado pero frío, sin más. Si me mandan algo que siento que es un compromiso y siento que no debo ir o que voy a estar incómoda… ni de coña asomo 😔

    1. Exacto.
      Él la puso bien fácil al invitar por SMS, hagámosla bien fácil respondiéndole a la altura de las circunstancias… Dudo que alguien que invita a su boda por SMS valore nuestra presencia, verdad?
      Besote, Andre!!!

  12. Ya comenté en su momento, pero como he vuelto a ver esta entrada y fui a una boda de un amigo en julio, tengo que decirte que ir a una boda siempre es un marrón. Primero, porque tienes que pagar, y de 100 euros en España no se suele bajar. Y segundo, porque si no conoces a nadie, excepto a los novios, como me sucedió a mí, el aburrimiento puede ser insoportable.
    Un abrazo.

  13. Yo le respondería: «Ehhh, ¡tanto tiempo! ¿así que te casas?» Y moriría de risa de solo pensar que me puede contestar que es algo OBVIO, no? Si realmente me quiere en su boda, volverá a insistir. De lo contrario, le debe faltar gente en las mesas, o como dijo alguien por aquí, melancolía pura y te recordó bien, y te quiere unir a «su gente» actual. Vaya a saber… Yo no iría, pero porque a mi los casamientos me parecen un tremendo embole, jaja. Besos, Pauli!

    1. Hola Poli!!
      Tal cual…
      La única buena razón para presenciar un casamiento, es la mesa de postres, por algo lo dejan para el final, no? jajaj ¡Cómo si un Lemon Pie y un Cheesecake no fueran motivación suficiente!
      Un fuerte abrazo y buen finde!

Deja un comentario