Concurso “Mis historias y otros devaneos” – Participante 8

El intento de París de estandarizar el amor había tenido resultados horrendos. Las historias de romances fluían como el Sena, y la habitual peste de las calles había continuado pero ahora con el dejo del pegajoso producto de los devaneos ostentosos de los enamorados.

Sin embargo, esa tarde la galbana había relajado el placer que se extendía por las principales avenidas y dio un respiro a las autoridades para reorganizarse y replantear sus decisiones con respecto a su principal atractivo turístico: el romance. Picoteaban ideas, accedían a rechazarlas y con un celo demente surgían otras.

De la iniciativa se podía visualizar tan solo un pequeño pecio a flote de un mar de placer desmedido, lujuria gulosa, en la que hasta los que andaban vestidos andrajosamente (en especial ellos, a decir verdad) de vez en cuando y como mínimo dejaban salir una caricia pubiana, un recuesto desnudo o orgasmos abolsados.

El gobierno no tuvo opción más que archivar su intento de apaciguar el amor, poniendo a funcionar apresuradamente las grapadoras para hacerse los ciegos y olvidar el asunto lo más pronto posible.

Conocé más sobre la autora en:

https://genereialtreshistories.wordpress.com/

Info sobre el concurso: Concurso “Mis historias y otros devaneos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s