God Save the Bus

Sé que la gran mayoría no va a concordar conmigo, pero bueno, es lógico, ¿a quién mierda le puede parecer bueno tomarse el autobús…? ¡Y a diario! Para ser sincera, creo que a varios; hay mucho masoquista suelto. Pero en serio, me gusta, y no es un pensamiento deliberado ni randómico, tiene sus fundamentos y ninguno de ellos es la envidia. No; no los envidio por sus autos 5 puertas, 4, 3, 2…, birrodados, monociclos u etc.; ahora, tampoco les tengo lástima porque no anden en autobús durante 2 horas de lunes a viernes, cuando hace calor y se sube la horda de hippies o cuando hace frío y las ventanas permanecen herméticas en presencia de 59 personas más. Lo que quiero decir, es que espero que ninguno me culpe de haber vendido su automóvil luego de esta desorbitante opinión.

Volviendo al tema, tengo dos argumentos por los cuales me declaro a favor del uso del transporte público: el primero es que sirve como termómetro social, y el segundo es que refuerza el sistema inmunológico.

Empezando por el último; la  realidad, es que me enfermo el doble de veces que cuando no lo usaba, pero tomando factores como: el período de exposición a los gérmenes y la diversidad de colonias presentes en un mismo ambiente, supongo que estadísticamente hablando, si me enfermo dos veces por año, eso quiere decir que tengo un sistema inmunológico ciertamente envidiable.

Pero el mayor provecho se lo saco como termómetro social; si la gente está agresiva, seguramente sea fin de mes y aún no hayan cobrado, o en su defecto viernes…; si la gente está feliz, lo más probable es que acaben de cobrar el sueldo y ahí es cuando les importa un carajo qué aliento o posible flatulencia pulule a su alrededor; si están indiferentes, seguro hayan subido el precio del boleto y estén tratando de hacer un esfuerzo para ignorarlo; y por último, si están sumamente condescendientes, en el peor de los casos sea porque perdimos en el mundial o algo por el estilo… o al menos así pasa en mi país.

¡Ah! Y además la mayoría de las entradas nacen allí, en la segunda hilera de asientos laterales, el mejor lugar para estar de frente al problema (la gente) y el peor para viajar alcoholizado; así es como me mantengo despierta.

 

Anuncios

26 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s