Sobre la loca (biografía)

41 comentarios

Paula tuvo una niñez muy corta.

A la joven edad de nueve años —diez según mi madre— me convertí en lo que soy, una mujer que sabe limpiar el baño… no, mentira, una mujer que sabe cocinar pizza… no, tampoco, una mujer retorcida, sí, así está mejor.

De adulta, si es que eso existe, me transformé en lo que soy, una loca reprimida que explota su potencial por las noches y que lo desperdicia durante el resto del día.

Estudié ingeniería y eso me ha servido de mucho, aprendí que perseverar y triunfar no tienen nada que ver entre sí.

Planes a futuro, no tengo, pero mientras tanto llevo adelante un blog con más de 1100 suscriptores de los cuales me lee mucho menos de la mitad. Aun así y ante toda calumnia, tengo el descaro de estar publicando mi segunda novela que en realidad es la primera.

Si tiene algo que decir al respecto comuníquese a pauladegrei@gmail.com.

P.D.: Omita la parte de psicoanálisis, a esta altura es evidente que tengo dificultad para enfrentar mis propios conflictos, incluyendo la parte de escribir en tercera y primera persona dentro de un mismo texto.

Plural: 41 comentarios en “Sobre la loca (biografía)”

      1. En cuanto al esfuerzo, Carmen, a este lo veo como un medio necesario para conseguir lo que queremos, pero no siempre fructífero en todos los aspectos, aunque de alguna manera siempre terminamos aprendiendo algo nuevo del resultado, por lo tanto resulta rico en experiencia.

    1. Creo que aprender a mimarse un poco es esencial para el proceso de aceptación de nuestra identidad (aunque dure toda una vida). Así que sí, Rubia, autohalagarse nos hace bien mientras no dejemos de ser autocríticos.
      Abrazo grande.

  1. Piensa que el triunfo siempre es relativo, depende de la lente con la que lo mires 😉
    Adelante con esa novela sin publicar, nunca sabes lo que puede pasar… Anímate! Un abrazo grande de otra loca nocturna ajaja

  2. Dile a Paula que no se queje, si leen sus barrabasadas la mitad de los que dicen seguirla, está de suerte, Y tú no te apures, que muchos de los monstruos que habitan el planeta abandonaron la niñez de forma voluntaria para ingresar en el manicomio de la vida precozmente. Lo de la ingenieria, lo siento mucho, pero escapar de ella es tarea casi imposible, si quieres conservar un lugar en el planeta, esa extraña adicción por conocer como funcionan los chismes, te perseguirá hasta el final de tus días. Un abrazo de consuelo y un beso de Ironia.
    A pesar de que aparentemente no posees virtudes visibles, a nosotros dos nos encantas.

    1. No hay nada que consolar aunque parezca irónico 😉
      La Ingeniería es como mi amor platónico, siempre presente.
      A nosotras también nos caes bien, con tu sarcasmo y todo.
      Beso grande, amigo.

      1. Huy, perdón, corrijo antes de que se líe otra vez parda: Un abrazo de Consuelo y un beso de Ironia. Por mi parte añado una cajita de chuches virtual.

      2. Es que me la complicas, no pones mayúscula y me hablas en criollo… Si yo te hablara con mi jerga oriental de seguro te pierdes…
        Igual yo te acepto todos los abrazos y te mando más, sabelo.

      3. Ay qué lindo debe ser oirte hablar de ese modo, che. Dele el capricho al viejito, ande!! Un beso.
        Si vos no reís después de caer en la trampa de Consuelo. Creo que, desde el momento, sólo os voy a comentar en serio o en castellano antiguo. Hale. Un beso.

  3. Uf, si te entenderé con eso de explotar el potencial de noche… mientras tanto de día soy un completo insípido e inútil. Cada vez me convenzo más de que tendría que cambiar de horario en el trabajo para poder acostarme tarde.

    Gran biografía. Propongo degustción de pizza para todos los seguidores, a ver qué tan cierto es todo.

  4. Yo diría que lo tenéis muy claro las dos… Y por eso mismo no me extrañaría que publicases tu segunda novela antes que la primera. Sería lo normal en una personalidad dual, jeje.
    Un abrazo.

  5. ¡¿Qué tendrán las noches que despiertan nuestra fibra creadora? Es un poco extraño, ¿no? Las noches se hicieron para dormir, pero nuestras mentes creadoras es cuando más despiertas están… ¿Será que nuestras mentes creadoras pertenecen a una dimensión paralela donde allí todavía es de día y por eso no les entra sueño?
    Bienvenida al club de las escritoras que escriben libros y siguen sin publicar 😉
    Un besi Paula!

    1. Con toda seguridad, en esas noches de inspiración de seguro nos conectamos a ese «otro yo» que se despierta cuando más cansadas nos sentimos.
      Y espero que no dejes demasiado dormir a tu monstruito, cuando sea el momento lo sabrás.
      Besote.

  6. «(…)llevo adelante un blog con 556 suscriptores de los cuales me lee menos de la mitad» 😀 😀 😀 😀 😀 😀
    Por si te sirve de consuelo, yo SÍ te leo 😉 Y quienes no lo hacen, se lo pierden, porque tus locuras reprimidas suelen ser risas aseguradas…

    1. Que me leas con gusto y que pueda sacarte una sonrisa de vez en cuando, es lo mejor que me podés decir.
      La lectura es mutua, estimado, solo que tú me das escalofríos últimamente 😛
      Te mando un abrazo, Luis.

Deja un comentario