Paula De Grei

34 comentarios

No me pregunten por qué, pero a veces, en las relaciones, hay que repartir la culpa de manera equitativa, al menos mentalmente.

Libro – Retorcida

Plural: 34 comentarios en “Paula De Grei”

  1. Porsupollo. Si hay algo que aprendí de Titanic es que uno nunca puede hundirse solo en la relación.

    Por eso es que lo de Jack y Rose no pudo ser. Si la muy egoísta se hubiese preocupado menos por alivianar peso en la puerta para salvarse ella sola, capaz que hubiesen sobrevivido los dos y se compraban una casita en el campo con la plata que les quedaba después de vender el collar ese.

  2. Esa es una propuesta excelente Paula. Seguramente también una mentira piadosa, una autojustificación por lo que provocó de sufrimiento a su paso y una forma de limpiar la mala conciencia después de echarle la culpa porque se pinchó un neumático del auto, del de ella, y alguién tenía que aguantar el chubasco mientras descargaba la frustración y la culpa es de él porque lo tomó prestado hace un mes para ir al super a comprarle urgente el champu ahuecante. Ya, ya sé que ese no es tu caso. Sólo hablaba de un señor al que conozco desde hace mucho tiempo. Un beso.

      1. Pues si se ríe la víctima, porqué ese genio tan genial forma parte del paquete lo menos que podría hacer la susodicha es premiar la paciencia con un beso y una sonrisa. Y olvidar el asunto. Un beso.
        P.S. las chicas guapas son así.

  3. Yo siempre fui (y soy) de la idea que los problemas que pueda llegar a haber en una relación, sea cual fuese, es culpa de los dos. Ya sea por acción u omisión.
    Hay que hacerse cargo a veces!

    1. No siempre podemos equilibrar la balanza pero hay que ser conscientes de que sería lo más sano, si no mejor ser soltero y llevarse mejor consigo mismo.
      Pero del dicho al hecho… hay un gran trecho jajaja

  4. Hay una canción con letra espantosa, que dice «Echame a mi la culpa de lo que pase, cúbrete tu la espalda con mi dolor…» Y sigue con lindezas parecidas. En las relaciones, la culpabilidad es un mito a erradicar. Por eso, lo que Paula propone del fifty fifty, me parece una solución muy razonable para ir aprendiendo. Pero si no hay acuerdo, pues quizá con unas cervezas se pasa el mosqueo! Un abrazo

    1. De eso se trata, resulta muy inocente pensar que siempre se puede llegar al punto medio durante el fervor de una discusión… todo depende de la madurez colectiva, o en su defecto de la calidad de la cerveza jaja
      Gracias, Eva.

Deja un comentario