Mark Twain

Cuando un prisionero ha perdido el espíritu, las cadenas dejan de ser necesarias.

Libro – Un yanqui en la corte del rey Arturo

 

Un comentario en “Mark Twain

Deja un comentario