Comerse los mocos: una solución monetaria

39 comentarios

La última vez que llevé a mi hijo a control, el pediatra me rezongó delante de él por no permitirle que se hurgara la nariz y se llevara los mocos a la boca.

Resulta que el médico terminó dándome cátedra sobre lo saludable de que el niño adquiriera esa desagradable costumbre que tanto tiempo me había empeñado en corregir, alegando que los mocos previenen las caries, refuerzan el sistema inmunológico y sirven como asistente contra las úlceras… ¡Cómo si yo tuviera que saberlo! Inaudito…

Ahora no solo he perdido toda autoridad de decirle a mi hijo que no se saque los mocos, sino que también tengo que incitar a que se los coma… Es que tampoco quiero tener que gastar una fortuna en el dentista.

 

Plural: 39 comentarios en “Comerse los mocos: una solución monetaria”

      1. ¿Bibliotecas por ahí cerca no quedan? Pues mira una serie aunque sea, pero no te metas cosas sucias por lo ojos Paula. Un beso.

    1. Creo que además de al cerebro, afectan al normal desarrollo digestivo. Puaghhh que asquito me ha dado y tropiezo con éste disparate justo después de haber comido un puré de calabacín y unas tajadas de bacalao a la romana que quitaban el hipo. Eso si, el infante, lástima de Herodes que no llegó a tiempo, saldrá tonto del culo perdido, capaz de alimentarse de ladrillos y con una envidiable dentadora de burro. Paciencia tenemos que tener. Un beso.

      1. Yo tenía esa idea!! 😅 Pero como lo de los mocos es cierto pensé que el resto, quizás también! Jajaja Eso significa que lo has escrito fantástico! Me has hecho dudar de tu persona, fíjate. Enhorabuena!!! Abrazo grande, Pau!! 😘😊

  1. ¡Ayuda!

    Creo que hice algo mal y se me pegaron las muelas como cuando se muerde muy fuerte un caramelo de dulce de leche. Estoy preocupado y no sé a quién llamar.

  2. Pues… no sé yo… qué decir…
    Pero al pensar que en las mucosidades quedan retenidos ácaros, polvo, suciedad y demás, evitando que se cuelen al organismo… 🙂

Deja un comentario