Concurso – Confesiones de un bastardo – Participante 25

Cómo Ser Un Canalla Y Convivir Con Ello

 

Existe la errónea creencia de que las malas personas son castigadas y que los buenos de corazón irán al cielo, u obtendrán considerables recompensas futuras, o una mezcla de ambas, cuando la cruda realidad es que se puede ser un completo canalla y desarrollar una vida tan próspera o miserable como si fueses el más generoso y gentil de los mortales.

Todos conocemos ejemplos de perfectos indeseables con un cierto éxito en la vida. Se podría alegar que también abundan los ejemplos de lo contrario, y es completamente cierto. También hay malditos bastardos que sufren y pierden y padecen. Pero sostengo que en la misma medida que los virtuosos. Porque todos conocemos multitud de ejemplos de fracasos vitales en personas que no lo merecen, en las cuales la bondad es una señal mayor de identidad que el pasaporte, de esos tipos que tienen cara de querubín, en los que se percibe una especie de aura de santidad. Y fracasan en su matrimonio, en sus negocios, en todo lo que se proponen.

Por tanto, mi tesis es que la maldad o bondad de las personas no afectan a sí mismas o a sus vidas, solamente afectan a quienes les rodean o a los que deben tener contacto con ellas por motivos profesionales, familiares, o simplemente de coincidencia espacio-temporal en la vida. Son ellos los que sufren el hecho de que sus vecinos, socios o coincidentes son unos malditos canallas sin escrúpulos, sin empatía, sin ánimo positivo, cuyo proyecto vital es hacer su vida más agradable y la de los demás mucho más complicada, como si ambas cosas estuviesen relacionadas.

Como tengo la fortuna o la desgracia de no ser intrínsecamente un canalla , muchas veces me he preguntado cómo puede un especimen de éstos, convivir consigo mismo en el día a día. No he encontrado una respuesta plenamente satisfactoria, pero mi análisis ha dado para centrar la diatriba en dos posibles hipótesis:

  • Opción A, de Acostumbrarse. Digamos que la hipótesis se sustenta en que , como en tantas cosas de la vida, uno acaba adaptándose a miles de circunstancias, especialmente si se prolonga suficientemente en el tiempo. Por tanto, uno se acostumbra a ser un canalla, simplemente a base de serlo, de ejercerlo.
  • Opción B, de Belleza. Digamos que la hipótesis se basa en que, a base de ejercer de canalla, el individuo encuentra una belleza intrínseca en el hecho de serlo, una serie de aspectos positivos que, ponderándolos adecuadamente, hacen que el malvado obtenga un claro balance positivo al serlo

Ambas opciones son igual de canallas, aunque prefiero, sin duda, el canalla reflexivo, la opción B. Respeto mucho la profesionalidad y acepto peor la inacción, el dejarse llevar, el interés bastardo. Sin duda el canalla profesional va a ejercer mucho mejor su cometido, va a ser mucho más consecuente y preciso que el canalla tipo A, el abandonado, el que va con la corriente. Aunque, al ser mucho peor canalla, eso podría significar algún tipo de beneficio, se podría pensar, dado que si uno ejerce peor de canalla, podría significar que no te hará tanto la puñeta. Craso error. Múltiples confesiones de afectados demuestran que es mucho mejor ser debidamente masacrado por un profesional, porque se asegurará de que no puedas levantarte, ya que podrías hacerlo contra él. El canalla profesional no hace prisioneros y no te deja capacidad de reacción, como solicita Tsun Tzu. Y de esa manera, los perjudicamos sabemos perfectamente a qué atenernos, no hay esperanza, por lo que no tendríamos que pasar por la penosa y tediosa procesión de la recuperación. Simplemente nos rendimos, y listo.

Como moraleja, déjese avasallar por un canalla profesional, es mucho más rentable y eficaz. Huya de los canallas por costumbre, y si no tiene más remedio que tratar con ellos, exíjales que hagan las cosas conforme a la lex artis, que intenten imitar a los mejores canallas del mundo, y que no te permitan mantener la esperanza de renacer o salir adelante. No es profesional.”

Conocé más sobre el autor y su obra en: https://hazmepoeta.com

Info sobre el concurso: Concurso – Confesiones de un bastardo

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s