Manual de Sexo Sentido (SS) – I

35 comentarios

El SS podría fácilmente definirse como un ritual de apareamiento avanzado entre dos o más personas, o bien,  como el mecanismo fisiológico de percepción de las feromonas sexuales a través de un agente externo (aire), con posibilidades de engendrar descendencia o no.

Cuando una persona presenta SS, puede experimentar ciertas alteraciones físicas que pueden o no (en los mejores casos), manifestarse de maneras adversas.

Cómo se manifiesta el SS:

  1. Enrojecimiento de las mejillas
  2. Movimientos intestinales involuntarios
  3. Secreción de líquido a través de las glándulas sudoríparas
  4. Palpitaciones genitales o adyacentes
  5. Soponcios

Cómo combatir los síntomas del SS:

  1. Evitando todo contacto visual. ¡Rehúyale a la mirada!
  2. Échele la culpa a otro y salga de allí. Siempre quedará la incógnita a menos que estén solos.
  3. Use musculosas y mucho desodorante, evitará transpirar la camisa y oler mal. De lo contrario use varias capas de ropa; a menos que sude como ácido, lo ayudará a disimular.
  4. Contrayendo el músculo pubocoxígeo en caso femenino y utilizando prendas de lycra en caso masculino.
  5. Contratando un asistente, úselo como colchón humano.

Esta ha sido mi contribución a la humanidad por el día de hoy.

Volveré con la fuente inagotable de estupideces en cualquier momento.

Participá durante todo Abril en el Concurso – Confesiones de un bastardo 

Plural: 35 comentarios en “Manual de Sexo Sentido (SS) – I”

  1. ¿Y se puede saber dónde andabas hace 15 años, cuando estos consejos me hubiesen ahorrado años de terapia que nunca quise pagar y me han convertido en el desastre que soy hoy?

    Parece todo tan simple visto así, un manual punto por punto con la solución a todo escenario posible de la adolescencia en adelante. Las generaciones futuras finalmente tienen una esperanza renovada.

      1. No te lo voy a negar, he manejado la idea en innumerables ocasiones. En lo sustancial cambiaría poca cosa, pero sin duda que haría serias modificaciones al criterio con que me vestía mi madre.

        Cada día me convenzo más de que la mitad de los problemas que he tenido en la vida arrancan en mayor o menor medida por ahí mismo.

  2. Jajaja 😂😂 Como siempre, una gran aportación al mundo de la relaciones personales. Lo de las palpitaciones en genitales o adyacentes es buenísimo, fácil de disimular en mujeres, pero en hombres… Creo que la lycra no es suficiente 😂😂
    Me has hecho reír.
    Un abrazo, Pau!

  3. 😂😂😂 estas reflexiones tienes q convertirlas en algo semanal,por lo menos!! Lo mejor ha sido lo de los soponcios 🤔 hay que tener cuidado con las actividades tan fuertes eh… 😉

  4. Creo que el tema deberia ser objeto de un intenso debate. En antidotos propongo la abundante ingesta de ajo, la persistente toma de duchas frías, el viejo truco del seco martillazo sobre el pulgar u otra extremidad renuente. Y en cuanto se refiere a la sintomatología creo que habría que añadir el efecto tambor de los latidos del corazón (Como probable causa del soponcio) y las sangria nasal en casos desesperados. Pero procesos certificados como rezar el rosario ni aproximarse. Tengo la extraña sensación de que se me olvida algo…

    1. Como siempre, tus comentarios son tan valiosos como ilustrados.
      Ahora, ¿estás seguro que la «abundante ingesta de ajo» es propicio para alguno de los puntos? Recuerda que su consumo favorece a la circulación sanguínea.

      1. Cierto Paula, pero aleja la tentación, incluso cuando vive arriba. Acompañar el ajo de unos frijoles con chile, potencia el efecto y provoca un evidente coloreado facial. ¡Manosanta contra el deseo lujurial!

      2. Gracias Paula, no lo merezco es una receta tradicional del norte de la península, de habitual seguida de un paseo campestre, justificado y aceptado por el común en la necesidad de: ¡Que bajen las legumbres! Un abrazo.

  5. Dicho lo cual: Propongo a la asamblea la retirada de la propuesta de Lidia para el uso generalizado de calzones chapados en acero para los varones afectados por compulsiones amorosas y la implantación de la recomendación, generalmente aceptada, sobre la pertinencia de que durante las primeras treinta citas, 30, el menú de la cena contenga al menos un guiso equivalente a LA OLLA PODRIDA, EL COCIDO MARAGATO, EL POTE GALLEGO u otros de equivalente contundencia.

    1. Por cierto Carlos está dormido desde hace un par de horas, pasó mala noche como ya es habitual. Así que sean buenos vecinos y no metan mucho ruido. Vale? Un abrazo.

      1. Pobriño él. Marcha nueve kilómetros al amanecer por el campo. Ha plantado dos rosales y un árbol. Cocinado unas lentejas. Regado dos jardines que no son pequeños. Reparado un taladro a un amigo. Tendido una lavadora de ropa. Y al final se ha quedado dormido. Le podemos presentar además a un campeonato de boxeo si te parece. Un beso.

Deja un comentario