wef[t[‘.

—Tuve un día de mierda —su tono evidenció frustración, así que tomé el teléfono y abrí el bloc de notas, esto se iba a poner bueno. Así comenzó.

—¿Qué te pasó? —la observé de reojo esperando a que de su boca fluyera todo su enojo y volví a mi pantalla.

—Lo de siempre, que estoy rodeada de un montón de imberbes que me dan más trabajo de lo que valen; es más, te aseguro que yo podría hacer el trabajo de ellos tres si tan solo me pagaran lo que merezco, lo que corresponde. Pero no claro, es preferible contratar a un montón de eunucos que lo mejor que saben hacer es pasarse 15 minutos en el baño cada vez que van, cómo si una no se diera cuenta que lo hacen para usar el celular… ¡A quién se le ocurre pasar más de 5 minutos en un baño que no es el suyo! —acentúo con la cabeza, no quería olvidarme de nada—.

—“…baño que no es el suyo!”—murmuré sin darme cuenta.

—Que dejes ese celular de mierda —me gritó, pero por fin me había puesto a tiro—. ¡Te dije que dejes ese celular! —ahora podía ver sus pies—. ¡Dejá esa porquermklasnfmcjkvsdnm.v/x,c;.’dfxc

Anuncios

16 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s