:

La verdad es que por más aleatorio que resultaran los hechos, me perseguía hacia donde mirara, todos los días, acechándome en los restaurantes, en la clase, cuando lo tenía entre manos y hasta en mi muñeca. Siempre eran las 17:17.

Anuncios

15 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s