Situaciones Incómodas #6

50 comentarios

La vecina desubicada

Cuando resides en un edificio las chances de tener un vecino desubicado, independientemente del género, son considerablemente más altas que viviendo en una casa a nivel del suelo.

Entonces, como llegaste tarde al reparto de vecinos, a ti te toca la «vecina gritona». Pero ojo, no es un grito cualquiera… no no, hablo del sonido que producen las cuerdas vocales desde el fondo de la glotis a todo ritmo del coito.

Ante la repetición de los hechos noche tras noche, resuelves que debes hacer algo.

¿Qué haces?

A) Lo hablas con la comisión del edificio y esperas que tomen cartas en el asunto. Quieres evitar cualquier enfrentamiento.

B) Lo conversas directamente con ella, total… la gente hablando se entiende, no?

C) Sin importar la hora, cuando sientas sus aullidos te paras frente a la puerta y te cuelgas del timbre. Si te arruina el sueño entonces tú le arruinas la diversión. Matemática pura.

D) Despiertas a tu pareja y se unen en un coro asíncrono del amor.

Más Situaciones Incómodas aquí.

Plural: 50 comentarios en “Situaciones Incómodas #6”

  1. B, C y A, en ese orden. Primero le hablo, sencillito nomás, tipo «ehmmm… era sólo para decirte que se escucha todo, guácala». La próxima es timbre, y a la tercera voy a llorar con la maestra.

    Dudo que pueda llegar en algún punto a la D. Es como estar en el trono y escuchar los gruñidos desde el baño de al lado. Constipación instantánea. Además, donde sea capaz de escucharnos a nosotros puede pensarse que nos gusta escucharla, decidiendo entonces redoblar esfuerzos.

    Así es como los edificios se convierten en orgías. Ya ha pasado. Lo leí en Reddit así que es cierto.

    1. Amén entonces.
      Lo más lógico es que luego de la primera advertencia la susodicha se ubicara por más que negara toda relación del evento con su persona, pero lo cierto es que hay gente totalmente desconsiderada y que le interesa un carajo el bienestar ajeno, como consecuencia me parece correcto acudir con “mamá comisión” y por qué no también hacerle llegar una multa acorde al grado de insatisfacción de los residentes… ya que estamos. ¡El descanso no se recupera y el pudor tampoco!

  2. Mi moral se inclina por la respuesta B, pero la D es demasiado tentadora para dejarla pasar. Capaz que se cura escuchando a otros no? jajajajaja
    Un beso Pauu 🙂

  3. Creo que es una cuestión de capital importancia. Debemos reflexionar a fondo. Como sea que aplicar la D depende de una variable independiente, cual es la edad de los sufrientes, como solución general no creo que haya manera de aplicarle la teoría de limites que exige la A. Mientras la B necesita una larga exposición filosófica, un debate posterior y un imposible acuerdo como demostró Platón en su momento. Y en cuanto a la C. Es sencillo comprender que Quid pro Quo. No se puede convivir íntimamente bajo la sospecha de que la interfecta vive de permanente con un vaso pegado en la oreja y la boca contra la pared para llegado el momento adecuado calzar tu timbre con un palillo de dientes. Que tan caros andan los tapones? Un abrazo.

  4. Jajajaja. Vaya tela es de difícil solución, pero lo mejor es la D en es momento y al día siguiente le aplicas la A y le das a entender que no todo el edificio puede seguirla el ritmo. 😉

    1. Muy buena idea, cortarle el mambo de una o por lo menos distraerla. Pero ojo querida que existe la posibilidad de que la desubicada tenga el servicio de indentificación forzada, por lo que puede que no te sirva de nada ocultarlo jajajaja

  5. Depende de tu estado de ánimo y del momento personal, me explico.
    La A no me sirve, estas cosas hay que solucionarlas directamente, por eso…
    Que tienes paciencia la B
    Que tienes ganas de… la D
    Que tienes mala leche la C
    Queda otra solución, la E que es comprarte tapones para los oídos
    Un momento….oigo gemidos al otro lado de la pared ¡¡¡

  6. Yo tenía una situación similar. Lo solucioné esperandto a qué los gritos terminaran y grité:
    ¿Tan rapido? Yo apenas voy a la mitad. Se escucharon risas por parte de otros departamentos y desde ese entonces el problema está resuelto.

  7. Jajaja 😂 Qué bueno. Yo optaría por la c o por la d, pero como no hay pareja a la que despertar, me quedo con la opción c.
    Otra opción sería empezar a dar porrazos contra la pared o poner a todo volúmen una sirena de policía o bomberos!! 😅😅

  8. Querida Paula, primero intentaría la B y si la susodicha sigue en lo mismo me voy directa a la C y allí me dejo el dedo tocando el timbre.
    Y después de este subidón cojo a mi pareja y grito como una posesa, ea.
    Un abrazo primor.

  9. 😀 😀 😀 😀 😀
    No voy a elegir opción, pero, a cambio, transcribiré una frase que leí y me dejó marcado (la parafraseo, que no me acuerdo de cómo era literalmente): «No hay cosa que más joda que escuchar a otros practicando sexo», del gran Joe Abercrombie.

  10. Quiero decir B, pero eso puede ser peligro. Hay muchas gentes locas dónde vivo, y tengo miedo que harían algo extremo. Y en mi experiencia la mayoría de personas no son interesado en cambiar sus comportamiento, pase lo que pase. Así que D! Es la mejor opción 😀

Deja un comentario