Concurso Enero – La sombra dorada – Participante 2


No sé cuantas horas pasé en aquel bar, apurando la copa de coñac que el camarero rellenó gentilmente tantas veces… No sé cuando decidí que era hora de alejarme de aquel sitio y volver a mi gran y vacía casa ahora que él se había ido…

Algunos hombres me observan en mi precaria situación de buscar el móvil para llamar un taxi y deciden ofrecerse a llevarme a casa, seguro que nada tiene que ver que piensen que lloro porque un hombre se fue de mi casa y que estoy perjudicada por el alcohol…

Declino las invitaciones con un movimiento de cabeza y me monto en el taxi; Tras un largo camino en el que me quedo petrificada mirando por la ventanilla llego a casa. Al bajar me derrumbo sobre la acera y no entiendo como he aguantado tanto tiempo en pie, sin él.

Veo una sombra saliendo de casa y le reconozco, ha vuelto, eso es lo que pienso. Al acercarse a mí sé que está distinto y aunque lloro en su hombro no se siente cálido como lo había sido antes.

Al entrar a casa, enciende la chimenea y me sube envuelta en una manta de terciopelo a nuestra cama, esa en la que hicimos el amor tantas veces y ahora llevaba una semana sin usar ni para dormir.

Noto sus manos oscuras, borrosas por mis lágrimas, recorrer los costados de mi cuerpo y ayudarme a desvestirme; Me limpia la cara y me susurra palabras tranquilizadoras de amor, esas que anhelaba tanto oír.

Nos dormimos en la posición de siempre, apoyando mi cabeza en su pecho, y si bien debiera haber sentido los latidos de su corazón, no lo hice…

Cuando el alba acecha por salir  y una luz dorada entra por la ventana de nuestra habitación mi acompañante sombra se levanta y me mira con algo parecido al vacío en su mirada pero sigue siendo tan profunda…Intento cogerlo desesperada porque sé que se va a volver a ir pero no puedo, traspaso la sombra cuando intento alcanzarla.

Me derrumbo de nuevo e inesperadamente la sombra me levanta en volandas y me devuelve a mi lugar en la cama, le oigo susurrar y lo entiendo, me despido silenciosamente  y le dejo ir porque aunque jamás se irá para mí, de la muerte no se vuelve…

Tienen todo el mes de enero para participar.

Conocé más sobre el autor y su obra en:https://lordalceblog.wordpress.com/

Más sobre el concurso: Concurso Enero – La sombra dorada

*Recuerden respetar el anonimato.

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s