La rebelión de los zuecos

Años, no… décadas atrás, apreciaba los pies de mi madre y lloraba. No lo hacía particularmente por el rechazo inminente que cualquier pie mal formado despierta en cualquier cerebro trastornado, pues la genética había beneficiado a mi madre con la mejor estructura ósea dentro de la familia en cuanto a pies hablamos; lloraba porque vestía con unos zuecos blancos de suela de madera y agujeros diminutos. Eran un espanto.

Años, no… décadas después, cuando la moda de los 90 había (por suerte) quedado en la memoria, conozco, por un evento desafortunado de la vida cotidiana (ir de compras), una tienda de zapatos que además de alpargatas, sandalias, botas y que sé yo, ofrecía un objeto inerte, de goma y mal formado, que automáticamente catalogué como otro de los más grandes fracasos de la moda, y esperé que desaparecieran en no más de una temporada, ¿quién mierda iba a comprar un zueco, y de goma?

Una temporada más tarde, las famosas crocs no solo se habían diseminado de tienda en tienda, a cual modelo matemático de propagación de bacterias, sino que, a la siguiente temporada, ya disponían de local propio y habían en colores, formatos, estampados y gomas diferentes…

Definitivamente las crocs habían conquistado al mundo, pero no a mí.

Y yo aquí preguntándome… ¿no les saca olor a pata?

83 comentarios en “La rebelión de los zuecos

  1. ¡Se me enardece el alma al leer este manifiesto de implacable resistencia!

    Me enorgullezco en informarte que, fuera del inevitable entorno laboral, no mantengo relación personal de clase alguna con gente que use crocs (que yo sepa al menos, tiemblen traidores e infieles).

    Y sí, por si te lo estabas preguntando, es un filtro absolutamente consciente y deliberado. ¡No nos vencerán!

  2. Ufffff muchos años usándolos por motivos laborales….y te diré que acaban con tus pies. Aunque mira, hay gente que los utiliza para irse a la selva y va tan contento y cómodo.

    • Es que decime si me equivoco, tienen apariencia de ser pesados aunque prácticos, pero húmedos y duros, además de un criadero de bacterias superior a cualquier calzado habitual.

      • Pues son engañosos…al principio parecen cómodos y ligeros, pero con un uso habitual no se que tienen que acaban doliendote los pies. Imagino que será porque no se ajustan al pie y va demasiado suelto. En cuanto a las bacterias no se yo…siempre los he usado con calcetín porque si sudas me da la sensación de cochinada ahí resbalando.

  3. Un momento, solicito unos instantes de reflexión antes de dictar sentencia. Tengo desde hace un tiempo a mi disposición unos auténticos que utilizo en la cocina por varias razones INCUESTIONABLES:
    1º Son un regalo de mi hija de cuando aquí ni se conocian.
    2º Por tanto incorporan una funda lavable de pelliza que mantiene esa parte tan querida de la anatómia calentita.
    3º Se deben usar con calcetines de lana por razones obvias, la alacena, donde se almacenan los alimentos se encuentra en el zagüan de la entrada, o sea sin en un local sin calefactar.
    4ª Aquí lo que hay en éste tribunal es mucho meridional, que no entra en la cocina ni para beber agua.
    5ª Jajajaja. Se puede bailar con ellos siempre que les enseñes a llevar el paso.
    Ahora dicten sentencia y sí hay que ahorcarlos pues se les indulta, que peores son los corruptos y eso les hacen.

    • Carlos, lamento decirte que ha excepción de ti y Antonio, nadie más soporta tu moción.
      Por lo tanto, sentencio a las crocs, como una de las peores indumentarias que ha visto la moda en lo que va de la historia.
      Y por último te invito a que te unas a Antonio en el Team crocs.

      • Acepto la sentencia aunque discrepo de su esencia, se ve que es prenda adecuada en exclusiva para uso profesional masculino. Las ocultaré en un rincón y acudiré de vez en cuando a contarle mis cuitas y darle parte del gélido sufrimiento pedestre. Sniffff. Las consolaré contandoles cuentos de envidias solapadas e injustas normas promulgadas por rabiosas zapatillas de marca. Un beso compungido.

      • Pero Carlos, las crocs son el resultado de una unión entre chancleta y zueco.
        Si tienes frío, es preferible te pongas unas buenas pantuflas que esas ni marcas tienen.

      • Tú has introducido unas pantuflas de esas desmarcadas alguna vez en la lavadora? En caso afirmativo responde ¿Y que has hallado cuando abres la compuerta? Un abrazo compungido

  4. Son ho-rri-bles, y lo digo por experiencia propia! Aparte de que son horteras de cuidado, te hacen el pie como si fueras un elefante, cuidadito de no ponerte un calcetín, porque aquello rezuma que te pasas. Yo me compré un par para estar en casa (jamás me atrevería a usar eso por la calle) y ni para el verano (obvio) ni para el invierno (que dejan pasar toda la rasca). Ahí los tengo abandonados por algún armario. ¿Alguien los quiere? 😂😂😂

  5. Yo pensaba lo mismo pero lamentablemente mi progenitora cayó en la tentación y compr{o un par para ella y otro para mi, jamás salí con ellos a la calle, pero si los usé para estar en casa, me maldigo a mi misma por no haber sido fuerte :´( jeje

  6. Coincido plenamente con vos Pau, nunca entendí por qué a la gente le gustan tanto! No me parecen lindas no por la forma ni por el tipo de material, ni por nada jajajaja.
    Y yo en mi caso me pregunto si no les transpira mucho el pie, si no es incómodo.
    Un besoo 🙂

    • Es que son ordinarias y quedan desprolijas, pero se venden tanto que sospecho que la gente es masoquista, o, que estamos siendo testigos de una gran conspiración para enlentecer los pasos de la humanidad… Este tema me está causando alucinaciones, mejor me voy a dormir.
      Chau Ani.

  7. Como por ahí arriba se dice, es un calzado muy común entre ciertos sectores profesionales (sanitarios, limpieza), pero yo, al igual que tú, los aborrezco. Me parecen feos y horrorosos. Quizá sean cómodos, que no lo niego porque no tengo experiencia de uso, pero no me he puesto unos en mi vida. Y no creo que lo haga 😀

  8. ¡ Asombroso! Que discusión fantástica ha provcado un objeto tan insignificante.¡ Es lo que yo he pensado……insignificante! Y resulta que no. Leendo con mucha atención todos los comentarios me sentií totalmente escandalizada por usar ese tipo de zapatos..asquerosos, olorosos, incomodos y feos. Feliz Año , Paula.

    • Ya ves, nos encargamos de exprimir el tema hasta la médula, y no estoy segura de que haya terminado…
      Es más, ¿puedo decir que tenemos a una nueva convertida?
      Si es así, misión cumplida.
      Abrazo y feliz año para ti también.

Responder a la palabra absoluta Cancelar respuesta