Situaciones Incómodas #3

46 comentarios

Una amiga como ninguna

Tu amiga se ha comprado unas sandalias y viene a mostrártelas al día siguiente con una sonrisa de oreja a oreja. Cuando te las presenta, no sólo no te gustan si no que le quedan muy mal, pero MUY mal.

¿Qué haces?

A) Te pones el cartel de amiga en la frente y le sueltas que le quedan espantosas. Es lo que corresponde ¡honestidad  ante todo!

B) Tratas de poner tu mejor cara de poker y le dices que no le quedan bien suavemente. Sobre gustos no hay nada escrito pero prefieres no mentirle, problema de ella si las quiere usar.

C) De tan feas que son no puedes contener la risa. Le aconsejas que las devuelva al infierno de donde salieron.

D) Le dices que no son exactamente de tu gusto,  pero que disfrute de su compra. Total ya las pago, no vale la pena hacerla sentir mal.

Plural: 46 comentarios en “Situaciones Incómodas #3”

      1. Considera la posibilidad, solo como hipótesis, de que haya empleado previamente alguna de las otras cuatro opciones, y sus resultados hayan sido, digamos, cuestionables.
        Pero ante tu pregunta, experiencia tengo. Incluso en esas situaciones.

  1. Suelo ser bastante directa y si es mi mejor amiga está buscando la verdad seguro… pero tampoco es plan de hundirla… un ya sabes que no es mi estilo… personalmente no me gustan mucho… pero si a ti te gustan… (lo malo que se me notaría en la cara… jajajja)

  2. A ver, si es amiga amiga de verdad yo me apunto a la c) porque ella sabe que me reiré solo en ese momento y que acto seguido estaré feliz de que se las ponga y ahí se acabó todo. Sabe todo eso y a costa de las sandalias pasamos un buen rato. Ya se vengará de la misma manera…

      1. Hace muchos años, siendo mi hija adolescente o algo mayor me vio puestos unos zapatos que estrenaba y me soltó: «papá, ¿a dónde vas con esos zapatos de lolailo?», en el momento fue duro, nunca más los puso (ni compré nada similar) y muchas veces hemos reído recordando aquello.

      2. Tenía razón entonces. Aunque a veces los gustos varían con la edad.
        ¡Quedo intrigada sobre el tipo de zapato en cuestión! ¿No serían unas botas coloradas al mejor estilo tejano?

  3. Veamos, si es amiga de verdad, yo empezaría con la A pero antes de que se le pase la cara de estupor, la suavizaría con la D. Es decir, se lo dices pero luego te muestras condescendiente.
    A mi me pasó una vez con una buena amiga….hoy ex-amiga….

  4. La C, me reiría a base de bien y le preguntaría, pero niña ¿ las has mirado bien? espero que sean cómodas porque feas ya lo son y conociendo a mi amiga iríamos las dos a cambiarlas. La invitaría a un café o una cerveza quizás…

  5. Creo que conociendome algo, no diría ni palabra de la selección, sólo miraría a sus pies de una forma tan insistente, pertinaz, aproximativa, cuasi olfativa, hasta que mosquedad preguntara:
    Que les pasa?
    Nada, sólo que busco el cartel porqué son de obsequio publicitario. Verdad?
    Un beso.

  6. Mi reacción va a depender de la personalidad de la amiga, aunque probablemente optaría por la D. Ahora, si las sandalias son muy monstruosas, es difícil que contenga la risa y en ese caso, tendría que optar por la C.
    Tal vez, por eso tenga pocas amigas y muchas conocidas.
    Un abrazo Paula, feliz sábado 🙂

  7. Buenas buenas! Vengo con delay! Yo iria a por la D, porque sobre gustos no hay nada escrito, y lo vemos todos los dias con la cantidad de cosas horribles que se venden. Y que si estan ahi, es porque alguien las compra 😛
    Un beso Pau! 🙂

      1. Sii, ya estoy en lo último de lo último 😀 Cuando termine pasaré a ser visitadora frecuente como antes jajajaja.
        Y tranquila, si vieras mi ropa también pensarías lo mismo 😛
        Un besoo 🙂

Deja un comentario