06:11

21 comentarios

Todas las noches tenía sueños espantosos, sin embargo nunca soñaba con los suyos. Una vez lo hizo con el vecino, y se preocupó. Pensó que se estaba volviendo demasiado caritativa, y que eso de irle alargando la vida a desconocidos entre tanta familia, era un derroche de energía.

Plural: 21 comentarios en “06:11”

  1. Me has hecho reflexionar, porque resulta que yo soy de soñar mucho y todo lo que vivo en los sueños queda muy grabado en mi memoria… Pero nunca me había planteado que le alargo la vida a las personas con las que sueño. Interesante visión. Un abrazo, Paula!

      1. No estoy muy seguro de las consecuencias, pero por ejemplo, ¿qué pasaría si se me fija alguien en particular y lo haga vivir 200 años? Para cuando tenga 150 años ya parecería fruta seca.

        ¿Y si resulta que lo que alargo la vida de otros me lo estoy sacando yo? No es por ser egoísta, ¡pero con eso no se jode! Por las dudas, voy a dejar de dormir hasta que resuelva este tema. En todo caso, son unas 6 o 7 horas de vida extra por día, para mí solo y nadie más.

  2. Por cada hora de insomnio, se pierden al menos dos de vida, así que sale a cuenta dormir a pierna suelta y cenar poco para evitar las pesadillas.
    De esas que nuca padezco
    dijo,
    mientras se deslizaba
    hasta el lecho
    desde la lámpara del techo
    donde despertó aterido de frío.
    Un beso.

  3. Podríamos decir que es una especie de medium-curandera. Podría soñar por encargo, como los novelistas y trovadores de antaño, y reducir el presupuesto de Salud Pública.
    Por lo menos, que le compense el desgaste onírico.

Deja un comentario