El Círculo de la Desgracia – Parte I

Fue de esos días que comienzan forzosamente condicionado, imposible de cambiar o transferir, de esos días que te llevan a ese preciso momento en que te subes al ascensor y apretas el botón, el momento en que la luz fluorescente se apaga y el ascensor se detiene y te encuentras a oscuras, sola, parada frente a la botonera, estupefacta, transcurren 3-4 segundos y nada…la luz no vuelve, tomas el teléfono y alumbras el tablero con la pantalla, buscas el botón de emergencia, lo presionas y no escuchas la alarma, la bocina también es eléctrica…buscas a tu amiga en la lista de contactos, la llamas, escuchas voces a lo lejos, piensas en buscar una entrada de aire, tanteas el techo, nada se mueve, tu teléfono empieza a sonar, tienes 5 líneas de batería, atiendes, te dan más malas noticias, el corte es generalizado, comprendes que tienes para un rato, recuerdas que tenías hambre, aún la tienes, siguen entrando llamadas, sólo quedan 3 líneas, lo pones en modo vuelo, de nada sirve estar parada, da igual si tienes los ojos abiertos, lo cierras, controlas tu respiración, menos mal que estabas sola, tu mente se dispara, en cuántos metros cúbicos estoy?, no quieres saberlo, quisieras poner tu mente en blanco, a lo lejos escuchas golpes, sientes olor a quemado.

14 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s