El Círculo de la Desgracia – Parte I

14 comentarios

Fue de esos días que comienzan forzosamente condicionado, imposible de cambiar o transferir, de esos días que te llevan a ese preciso momento en que te subes al ascensor y apretas el botón, el momento en que la luz fluorescente se apaga y el ascensor se detiene y te encuentras a oscuras, sola, parada frente a la botonera, estupefacta, transcurren 3-4 segundos y nada…la luz no vuelve, tomas el teléfono y alumbras el tablero con la pantalla, buscas el botón de emergencia, lo presionas y no escuchas la alarma, la bocina también es eléctrica…buscas a tu amiga en la lista de contactos, la llamas, escuchas voces a lo lejos, piensas en buscar una entrada de aire, tanteas el techo, nada se mueve, tu teléfono empieza a sonar, tienes 5 líneas de batería, atiendes, te dan más malas noticias, el corte es generalizado, comprendes que tienes para un rato, recuerdas que tenías hambre, aún la tienes, siguen entrando llamadas, sólo quedan 3 líneas, lo pones en modo vuelo, de nada sirve estar parada, da igual si tienes los ojos abiertos, lo cierras, controlas tu respiración, menos mal que estabas sola, tu mente se dispara, en cuántos metros cúbicos estoy?, no quieres saberlo, quisieras poner tu mente en blanco, a lo lejos escuchas golpes, sientes olor a quemado.

Plural: 14 comentarios en “El Círculo de la Desgracia – Parte I”

  1. Aunque no seas claustrofobic@ la sensación de sentirte atrapado y falto de movimiento mas allá de las cuatro paredes del ascensor se torna asfixiante y si empiezas a oler a quemado ya ni te cuento, esperando ver como avanza la segunda parte, un abrazo.

      1. Impotencia, porque es una situación que no dominas, y como no sufro de claustrofobia ni de pánico, suelo mantener muy bien la calma, la impotencia por no poder manejar la situación y tener que esperar a que la energía o los bomberos te rescaten solo causa esa sensación, aunque claro cada persona no opinara igual.

      2. Está bueno que te lograras conectar con el relato, quiere decir que te llegó, y a mi me alegra mucho, eso era lo que quería! Gracias por dedicarme tu tiempo. Abrazo.

    1. Sin duda racionalizar las cosas ayuda y mucho. La tranquilidad sobre todo para mantener la respiración controlada y no gastarse el poco oxígeno. Hay que estar preparado…ya veo que tú serías un buen candidato para quedarte en un ascensor jaja.

  2. Uff, creo debe sentirse la impotencia y aparte asfixia y ansiedad.
    No me gustaría hallarme en una situación parecida, pues aunque me considero calmada, aveces la incertidumbre es más fuerte que tu.
    Me gustó mucho esta parte.
    Un abrazo grande
    Y saludos

Deja un comentario