Martin Heidegger

No hay comentarios

Prefiero ser un Sócrates dubitativo, que un cerdo satisfecho.

Deja un comentario